Pasado el revuelo de las PASO, Alberto Fernández ya empieza a afilar la mirada de cara a octubre. Después de aplastar a Juntos por el Cambio en Nación y en Provincia, el candidato presidencial del Frente de Todos ahora apuesta fichas a terminar de eliminar al macrismo incluso de su bastión histórico: Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Es que el compañero de fórmula de CFK se mostró entusiasta en las redes sociales junto al candidato del peronismo dispuesto a disputar la jefatura de Gobierno de CABA, Matías Lammens, como también con su vice, Gisela Marziotta.

Cuando convoqué a Matías confiaba en que iba a interpretar los deseos de los porteños y las porteñas. El 11 de agosto lo demostró. Ahora confío en que con Gisela van a conformar un equipo que cambie de una vez la realidad de esta maravillosa Ciudad. Estamos más cerca que nunca”, manifestó Fernández respecto de la dupla que logró alcanzar un número sustancial de votos en la Ciudad y ahora buscará lograr la hazaña de desterrar a Horacio Rodríguez Larreta del bastión macrista.

Cabe destacar que tanto Lammens como Marziotta provinene de ámbitos periféricos de la política. Él supo destacarse como presidente del Club San Lorenzo y sumar a su historial el triunfo en la histórica batalla del club por devolver el estadio a Boedo. Marziotta, en tanto, logró imponer su nombre como periodista a lo largo de los últimos  diez años, así también como escritora y columnista habitual de Página/12.

Con una elección que despertó entusiasmo entre le kirchnerismo y el peronismo, Lammens y Marziotta parecen encarnar una nueva línea de cuadros políticos jóvenes y “de renovación”, donde también se puede incluir a la candidata a legisladora porteña Ofelia Fernández, dirigente estudiantil de apenas 19 años emergida de la militancia del colegio Carlos Pellegrini.