La gobernadora María Eugenia Vidal buscará aprobar hoy en la Legislatura bonaerense el Presupuesto 2019, que contempla un pedido de endeudamiento por $ 68.500 millones, y la Ley Impositiva. En la Cámara Alta, Cambiemos reunirá los votos necesarios con los propios y los massistas Fernando Carballo y José Luis Pallares, mientras que en Diputados el panorama es más complicado y podría haber otra instancia de discusión en el recinto el jueves.

Con un gran operativo policial en las inmediaciones de la Legislatura, donde se manifestarán los gremios bonaerenses “contra el ajuste” que prevé la Ley de Leyes para el año próximo, los diputados se dispondrán a debatir el paquete de leyes que impulsa la Gobernadora poco después de las 15 hs.

El oficialismo aún no tiene asegurados los votos en Diputados a pesar de las extensas negociaciones mantenidas con el Frente Renovador –que requirió de dos encuentros cara a cara de Vidal con Sergio Massa– y con el bloque del PJ, en el que el lomense Martín Insaurralde ofició de mediador con Federico Salvai. Es que Cambiemos precisa el aval de dos tercios de los presentes para aprobar el endeudamiento y cuenta con tan sólo con 45 bancas entre propios y aliados.

A diferencia de negociaciones anteriores, en las que el PJ hizo su juego propio, los intendentes peronistas ya piensan en 2019 y sellaron un acuerdo con sus pares de Unidad Ciudadana que anunciaron como la “unidad del peronismo bonaerense”. Si bien ambos bloques votarán por separado, el aval del PJ para que la Provincia cuente con los recursos necesarios para el año próximo, cuenta con el visto bueno del kirchnerismo, que fue tenido en cuenta en las negociaciones con el Ejecutivo.

Las negociaciones de Insaurralde y del massismo con la Provincia involucraron uno de los temas que más preocupan a los intendentes bonaerenses que es la “municipalización” de los subsidios del transporte, las eléctricas y el CEAMSE. El gobierno de Vidal cedería y se haría cargo, el año próximo, de gran parte de los subsidios en cuestión. 

Además, la Provincia ofreció cuatro de los cinco cargos vacantes en el directorio del Banco Provincia que irían para la oposición y tres vocalías en el Tribunal de Cuentas. Desde el Frente Renovador insistieron además con el proyecto de desdoblamiento de las elecciones en territorio bonaerense que, si logra el aval de la Rosada, podría convertirse en realidad a comienzo del año próximo con un decreto firmado por Vidal.

Con todo sobre la mesa, Cambiemos aún no tiene los avales necesarios para el Presupuesto, aunque desde la oposición se muestran más propensos a aprobar el endeudamiento que podría tener una leve modificación en los montos. El oficialismo puso en marcha una complicada ingeniería de ausencias y abstenciones que, días más, días menos, servirá para aprobar la Ley de leyes. 

Desde UC desmintieron que desde el bloque salgan abstenciones o ausencias para que pase el Presupuesto, mientras que desde el Frente Amplio Justicialista mantendrían –por el momento– su posición en contra.

Sin embargo, los encuentros del presidente de la Cámara de Diputados, Manuel Mosca, con José Ottavis y la dirigente del Movimiento Evita, Patricia Cubría, podrían traducirse en acompañamientos. En tanto, el tresarroyense Pablo Garate podría acompañar el endeudamiento, pero no el Presupuesto. La posición del más díscolo de los massistas podría ser compartida por el bloque que, en ese panorama, continuaría con las negociaciones hasta el jueves.