Cooperativistas y organizaciones sociales de la ciudad de La Plata realizaron una manifestación frente a la municipalidad para reclamarle al intendente, Julio Garro, que los reciba para discutir salarios y para exigirle un bono de fin de año en el marco de la crisis económica que atraviesa la ciudad. Además denunciaron que "no llegamos ni a ser indigentes".

En conversación con Diagonales, el referente de una de las cooperativa que integra la CTEP, Emilio Marcioni, explicó que los casi 5.000 integrantes de las cooperativas de trabajo que son contratados por la municipalidad para realizar tareas de distinta índole como el barrido de las calles, la recolección de residuos, zanjeo en los barrios, mantenimiento de plazas. El acuerdo que tienen con la gestión es cumplir 5 horas de trabajo diario de lunes a sábado.

Para el cooperativista, "es una forma de tercerización que ha encontrado el municipio para hacer el laburo que es responsabilidad de ellos, sin un contrato más estable". El problema de esa relación laboral es que las condiciones "son muy precarias y no tenés ninguno de los derechos que tiene cualquier trabajador formal: no tenés paritaria, no tenes aguinaldo, no tenes vacaciones, obra social, ART". 

Remarcó que "estamos laburando por un sueldo que en el mejor de los casos llega a $6.000" por 30 horas semanales y s se tiene en cuenta que según los informes del INDEC, para no ser indigente un trabajador debe ganar cerca de $9.000, "no llegamos ni a ser indigentes", espetó.

Marcini recordó que al comienzo del mandato de Garro, se reunieron con el Ejecutivo y que ellos consideraron que el vínculo de la gestión anterior con los coperativistas era "oscura" y les prometieron que iban a mejorarles las condiciones laborales, "pero ya pasó un tiempo largo y la situación sigue exactamente igual", se lamentó. Además remarcó que "este año tomamos una serie de medidas para reclamar lo mínimo, recomponer nuestros ingresos" frente a la inflación.

A mitad de año, ante la falta de respuesta del gobierno local realizaron un acampe de varios días frente a la Municipalidad y lograron para todo el 2018 "un aumento del 19%" pero con el transcurso de los meses y el incremento de los alimentos y los servicios, "eso quedó muy corto". Es por eso que desde la CTEP "venimos con la experiencia de la primera mitad del año de meses sin que nos atendieran; y ahora venimos planteando hace más de un mes una reunión para plantear la recomposición de los sueldos".

"Se cierran en no atendernos, no respondernos los pedidos de reuniones; se hizo una movilización hace díez días, no nos respondieron; se hizo otra hoy y tampoco nos respondieron", contó Marcini y luego advirtió que "nos están empujando a profundizar los reclamos para justificar situaciones que ellos después publicitan mucho en relación a denuncias y atacarnos por tener intereses ideológicos que no tienen que ver con nuestro trabajo".

Finalmente, dijo que "no vamos a aceptar ningún tipo de argumento mientras los salarios sigan siendo menores a $6.000, cualquier otra acusación o argumento que tengan, es una cuestión secundaria".