La gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal tuvo una jornada maratónica ayer. Es que primera participó de la inauguración de la nueva emisora radial de la CNN, más tarde tuvo reunión de Gabinete provincial con la presencia de Mauricio Macri, después en Parque Norte el Consejo Nacional del PRO donde reconoció que la gente no llega a fin de mes,  y por último, estuvo en la apertura de la feria expoagro en San Nicolás, donde dejó interesantes definiciones.

"Este es un sector muy noble que vuelve a apostar y los resultados están a la vista, lo que nos demuestra que no bajar los brazos vale la pena", expresó Vidal ante la mirada atenta de los asistentes. 

La Gobernadora goza de una muy buena imagen entre los productores agropecuarios por lo que se movió como pez en el agua en el evento, donde todos sacaban fotografías y filmaban a la mandataria provincial. 

En su discurso, Vidal resaltó el abandono del monocultivo de soja con el aumento de las cosecha de trigo, cebada y maíz, y el aumento de las exportaciones de carne. Además definió a la provincia de Buenos Aires como agroindustrial con sus 127 municipios que están ligados al campo. 

Luego se refirió al año electoral y manifestó que "en un año donde vamos a escuchar chicanas y diferentes interpretaciones, lo importante son los hechos, la Argentina tiene que discutir sobre hechos sin vuelta atrás y que ya sucedieron".  Y continuó: "Hoy es una realidad que se avanzó en obras como la ruta del cereal".

"No queremos más la Argentina de la emergencia agropecuaria o de la gente que se inunda. Eso es lo que nos habla de futuro. Hay que reconocer con humildad lo que falta hacer", expresó Vidal. 

Su definición más importante y la más aplaudida fue cuando dijo que "el Presidente y yo sabemos que las retenciones son un impuesto distorsivo de emergencia".


Foto: Maxi Failla