En fuerte revuelo se desató en el distrito bonaerense de Dolores, donde la renuncia del ahora ex director del Hospital local San Roque, Jorge Sepero, puso en foco las denuncias de vaciamiento en Salud impulsadas por el intendente Camilo Etchevarren.

La decisión de renunciar a su cargo venía siendo barajada por Sepero desde hacía un año, cuando intentó concretarla, pero se formalizó recién en los últimos días, luego de un largo proceso de achicamientos en el nosocomio. Según expresó el ex director, “la Comuna desperdicia la estructura de un Hospital de primera calidad, para dedicarse a derivar, derivar y derivar”.

“Nunca permitió avanzar en una estructura mejor para resolver los problemas de los pacientes con idoneidad. Mi prioridad siempre fue la calidad de vida de la población y no ‘los gastos’. Se hicieron muchas cosas en el Hospital con mucho esfuerzo de la cooperadora que inicié, pero los recortes se acentuaron”, dijo Sepero en diálogo con Diagonales.

Según denunció, se desalentó la internación en el San Roque, restringir las prestaciones, en especial en el sector oncológico que, según le argumentaban, “generaba muchos gastos”. La orden oficial del Hospital era siempre “derivar para recortar gastos”.

Sepero denunció que la ubicación de la contadora María Eugenia Guerbi como subdirectora, y Manuel Galeliano como administrador del nosocomio, sirvió como un “directorio” paralelo del lugar, para hacer valer el recorte impulsado desde la Comuna.