A pesar de que su vuelta esta vez es auspiciada por Cambiemos, con el visto bueno de la gobernadora María Eugenia Vidal, Jesús Cariglino busca volver con quien sea. "No importa la situación por la que atraviesa el país, ni el Presidente de la Nación; tienen la posibilidad de votar a Macri, Cristina, Lavagna, Massa... a quien se les ocurra", sostuvo Cariglino en una reunión con vecinos, mientras se lo vote a él.

Cariglino perdió su patria chica en 2015. Por entonces, especulaba con ser el candidato a gobernador de Sergio Massa, pero desde el Frente Renovador le bajaron el pulgar, por lo que decidió revalidarse nuevamente en Malvinas pero el batazo del joven kirchnerista Leonardo Nardini  le arrebató la intendencia tras cinco mandatos consecutivos.

Derrotado, el barón del conurbano volvió a cambiar de bando y se sumó a Cambiemos de la mano Vidal, usando así casi todas las camisetas disponibles: en 2007 fue candidato por PJ, en 2011 fue con el Frente Popular de Eduardo Duhalde y en 2015 estuvo con Massa hasta que lo dejó apartado, tras que en 2016 Nardini y otros sectores responsabilizaran a Cariglino por la quema de dos camionetas municipales.

En Malvinas, las pintadas ya rezan “Macri-Cariglino 2019”. Sin embargo, el siempre camaleónico funcionario, llamó a votar “a quien se les ocurra”, pero “lo importante es que nosotros estemos en Malvinas”.