Diego Valenzuela habla de tender puentes. En la misma semana fue visitado en su distrito por el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, y recibió elogios en público del Presidente Alberto Fernández, que lo rescató como un opositor constructivo en medio de la polémica con Juntos por el Cambio. Firme en su postura por la presencialidad de las clases, le adjudica la falta de consenso al Gobierno Nacional pero rescata un incipiente retomo del diálogo entre las principales fuerzas políticas del país.

Miembro fundador del Grupo Dorrego, se para desde el municipalismo para plantear que la oposición en la Provincia tiene que ser conducida por la experiencia de la gestión, y que el actual Gobierno Provincial debería repartir mejor los recursos. Una charla exclusiva con Diagonales que recorre desde la gestión de la pandemia hasta la necesidad de “formas de renovación, nuevos liderazgos, personas de la generación intermedia que quizás somos los que hoy estamos empezando a representar el futuro de la política en JxC”.

¿Qué sentís, como funcionario y desde lo personal, luego de un año de gestión de una situación tan compleja como una pandemia?

-Es un momento muy exigente, porque a las cosas cotidianas de un municipio, que son muchas, obras, seguridad, temas sociales, en un conurbano que además tiene 51% de pobreza y las demandas son permanentes por la densidad poblacional, además se agregó una pandemia para la que nadie estaba preparado. Siento por un lado la responsabilidad y la satisfacción de que la venimos gestionando bien, hace más de un año, dentro de todo con un sistema de cooperación con Nación y Provincia, con acuerdos y también con disensos, pero también el hartazgo y el cansancio que produce esta situación. Pero creo que hay un Estado presente, acá estamos, en la trinchera todos los días tratando de hacer lo mejor, que bajen los contagios y que se pueda seguir laburando y con las actividades tiene cada uno. También seguimos con un plan de obras muy fuerte para una pandemia, tenemos mucha presencia en la calle, no paramos ningún programa, más bien lo contrario, así que eso me da mucha alegría también porque le estoy cumpliendo a los vecinos en las demandas que nos plantearon.

"En Tres de Febrero hay un Estado presente, estamos en la trinchera todos los días tratando de hacer lo mejor".

En una misma semana estuviste recorriendo tu municipio con Rodríguez Larreta, y fuiste mencionado casi como un opositor ejemplo por Alberto Fernández, ¿por qué le está costando tanto a la política argentina trabajar unida en un momento tan crítico?

-Creo que últimamente una parte de la política se nutre de la polarización como un elemento de identificación y de construcción. Siempre en la política uno se identifica respecto del otro, de las diferencias de modelo, de ideas, de proyecto, pero cuando eso termina en un debate sin sentido de “nosotros o ellos”, termina perdiendo la gente. Así que mi manera de trabajar es con firmeza, con valores, que son los de Juntos por el Cambio, pero también con diálogo, tendiendo puentes, buscando acuerdos estratégicos. Para mí no es raro tener una reunión con María Eugenia, ir con el Grupo Dorrego a ver a Mauricio, recibir a Horacio como hicimos el otro día en el Fuerte, o haber ido con él a ver la Rodrigo Bueno, el barrio que urbanizó, y a su vez interactuar cotidianamente con el Presidente, con sus Ministros. Lo del Presidente es consecuencia de una relación institucional, personal, donde hay diálogo, se tiran ideas, no siempre tiene que haber acuerdo pero hay diálogo y trabajo. Que él lo pueda destacar de esa manera a mí me parece muy bien, porque son los puentes que hay que tender entre las personas que eligió la gente con su voto. Yo obviamente voté a otro candidato a Presidente, pero trabajo con el Presidente que eligieron los argentinos.

"Mi manera de trabajar es con firmeza, con valores, pero también con diálogo, tendiendo puentes, buscando acuerdos". 

¿Y cuál es para vos el motivo del conflicto entre el Gobierno Nacional y el de la CABA?

-Te diría que en Alberto y su entorno hubo una voluntad de buscar un sistema de cooperación, que se vio mucho en la primera etapa de la pandemia, y lamentablemente menos después. El conflicto con la CABA es producto de que anunciaron medidas que no habían sido consensuadas con la Ciudad. Si vos tomás medidas para el AMBA, para mí es de sentido común que eso necesita un diálogo con la Ciudad. ¿En qué terminó? En un conflicto institucional, medidas sanitarias nacionales en conflicto con la autonomía de la provincia en materia educativa. Así que se requiere una vuelta al camino de la cooperación. Y lo mismo con el Gobernador, porque a la última reunión que se había hecho por el COVID no nos invitaron. Al Zoom de mañana sí nos invitaron, y en buena hora. Como sabemos también que la CABA y Nación están consensuando la nueva etapa. Lo que se requiere es diálogo, que no significa que estemos en todo de acuerdo, pero sí que haya  un acuerdo político detrás de las medidas que se toman, del equilibrio entre salud y trabajo, salud y educación, que no sea una cosa de disputa político electoral o de grieta.

 "El conflicto con la CABA es producto de que anunciaron medidas que no habían sido consensuadas con la Ciudad".

¿Qué rescatás como lo más valioso del Gobierno Nacional?

A nivel nacional rescataría el tema de la obra pública. Hay Ministros que son receptivos, eso incluye Transporte y Obra Pública, y también el área social, que en el momento más caliente trabajamos muy bien con el Ministro Arroyo. Tenemos un plan de obra pública muy positivo con Gabriel Katopodis, y debo decir que además se actúa con mucha equidad y se escucha a los Municipios en las prioridades que llevamos en cuanto a la obra pública. Quizás porque Katopodis ha sido Intendente entiende nuestro trabajo, y cuando vamos a una obra juntos el Ministro Nacional de un partido no tiene problema con que esté el Intendente de otro partido y que además ponga un cartel de Tres de Febrero. Se entiende el trabajo del Intendente, y que hay un recurso que va a los argentinos que viven en Tres de Febrero aunque el Intendente sea de otro partido, eso lo destaco.

¿Y a nivel Provincial?

Nos cuesta un poco más. Sé que hay una gran dedicación y una convicción de parte del Gobernador en las cosas que hacen, pero ahí lo que me parece que falta es una comprensión de lo que es la Provincia de Buenos Aires más profunda. Que la Provincia es el organigrama provincial más los 135 municipios, de todos los colores políticos. Somos 58 Intendentes de JxC, muchos en ciudades grandes, en el conurbano o en las cabeceras de las secciones electorales, entonces eso requiere un trabajo más de ida y vuelta, no de “esta es mi visión y esto es lo que tiene que pasar”, como una imposición de las cosas. Si bien con muchos ministros uno tiene muy buen diálogo, yo lo he tenido con el de Economía, con Agustín Simone hay un buen ida y vuelta por el FIM (Fondo de Infraestructura Municipal), Teresa García para temas políticos. Después hay parte del equipo que le cuesta eso de que la gestión en la Provincia es llegar a acuerdos entre todos, oficialismo y oposición, gobernación e Intendentes.

"Del Gobierno nacional rescato la obra pública. Y a nivel provincial me cuesta un poco más". 

En ese sentido, tuviste un fuerte cruce con Carlos Bianco la semana pasada respecto del funcionamiento de los espacios de primera infancia en el municipio de Tres de Febrero, ¿en qué quedó el asunto?

-Justamente es producto de esto que te comentaba antes, que ningún funcionario de la Provincia puede imponerle algo a un Intendente. Más bien tiene que haber un planteo que tiene que ser respondido institucionalmente en un marco de diálogo. No puede ser “cerrá porque está prohibido el espacio de primera infancia”, o el jardín maternal, sin un espacio para explicarle por qué nosotros pensábamos y pensamos que no es un espacio educativo y que no estaba comprendido en el DNU. Después de eso vino una inquietud del Defensor del Pueblo, que a mí me pareció rara porque tiendo a pensar que el Defensor es independiente, leyendo la Constitución de la Provincia y su mandato jurídico, entonces me pareció raro que atrás del Jefe de Gabinete viniera el Defensor del Pueblo. Por eso contesté, en los medios porque ellos me hablaron en los medios, y también contestamos el día 23 la requisitoria de la defensoría del Pueblo con nuestro punto de vista sobre el funcionamiento de los EPIs. Para mí es un tema terminado, pero en el marco del diálogo institucional me llama a la reflexión sobre cómo podemos mejorar el ida y vuelta en el diálogo y en el trabajo en equipo entre Provincia y municipios.

"Ningún funcionario de la Provincia puede imponerle algo a un intendente". 

Desde el otro lado, en el FDT plantean que hay un sector duro e irresponsable de JxC, que lo único que busca es desgastar al Gobierno, que están haciendo campaña electoral en el peor momento de la pandemia, y que en las últimas semanas arrastró a esa actitud al ala más constructiva de la oposición. ¿Qué opinás de esto?

-Yo no lo veo así. Nosotros no somos duros, somos firmes en una convicción, pero también dialoguistas e institucionalistas. Por ejemplo, ahora estamos por recibir los patrulleros que compramos con el fondo de seguridad de Nación, y desde ya sería una buena noticia que nos acompañe el Gobernador, porque parte de esos móviles van al comando de patrulla. O esta semana, que voy a ver un parque logístico que está en obra en el Buen Aire y también lo invité. Quiero decir, nosotros siempre buscamos tender puentes. Pero sí tenemos un mandato del voto popular, y además una convicción de nuestro espacio. Así que no queremos de ninguna manera poner ningún palo en la rueda, pero sí ejercemos un mandato que nos da la gente con su voto.

¿Pero no considerás que hay sectores de la coalición que sí tienen una actitud de trabar absolutamente todo lo que venga desde el Gobierno? Te traigo por ejemplo el caso de Patricia Bullrich y sus declaraciones sobre Malvinas, que no pueden entenderse con otro motivo que el de generar desgaste.

-Bueno, ella hizo una aclaración de eso que nos dejó a todos tranquilos. Porque todos somos defensores, y yo en particular, de la causa Malvinas, de la soberanía. Consideramos héroes a los que fueron, más allá del contexto político en el que ocurrió, y dejaron su vida o volvieron con heridas de todo tipo, incluso psicológicas. Yo acá trabajo mucho con los veteranos, así que eso está fuera de discusión. Sí a veces la dureza de algunos referentes de nuestro espacio es producto de los atropellos institucionales del oficialismo. Me parece que esta idea obsesionada de un sector del FDT, fanática, ideológica sobre determinados temas, y a su vez esta necesidad de defender toda la cuestión judicial alrededor de la Vicepresidente, hace que claramente como mecanismo de control, de oposición responsable, tenga que haber una firmeza de parte de muchos líderes nuestros. Yo obviamente no ejerzo ese rol porque mi trabajo es ser Intendente de Tres de Febrero.

¿Cuántas camas de terapia aproximadamente quedan disponibles en el municipio?

-Los últimos datos que tengo son que andamos por el 85% de camas de terapia intensiva. Se está trabajando muy bien, acá no hay grieta, hay trabajo. Especialmente el Bocalandro que amplió las camas, también el Carrillo. Tenemos un hospital modular que se construyó también junto a la Nación, que se había convertido en posta de vacunación y ahora volvió a ser hospital, las camas están activas. Así que ahí logramos un respiro. Las clínicas privadas están bastante saturadas, así que hoy estamos en una situación difícil, sensible, que amerita bajar la circulación y bajar el contagio. La discusión es qué acuerdo político podemos conseguir entre todos para consensuar cuáles son las medidas, no decir “Cierro, cerré y listo”. Y, además, ¿quién controla? Porque es muy fácil decir cerrar y que después controle el otro. Los municipios tenemos agentes municipales, no manejamos la policía. Entonces tiene que haber un correlato entre la restricción y el control que ejerce la misma Provincia de Buenos Aires. Y pondría también un punto socio laboral, porque no hay mucho margen con 54% de pobreza en el conurbano, 15% de indigencia, para cerrar livianamente. Tenemos que ser inteligentes en las maneras, las formas, los mecanismos, para lograr algún grado de equilibrio entre salud y trabajo. Esto que se ve a veces en imágenes de ferias, mercados de barrios populares del conurbano profundo, eso es producto de una necesidad. Hay gente que vive al día, que esa actividad comercial, ese laburito, esa changa es lo que le permite que sus hijos coman. Entonces tampoco podemos tomar a la liviana esto, cerrar todo y mirar a las cervecerías de la capital cuando tenemos esta situación en el conurbano.

En esto de bajar los contagios, hace unos diez días dijiste que “el costo de cerrar las escuelas era más alto que el del número de contagios que podían venir”. Con los niveles de ocupación críticos en el AMBA y el número de casos que no afloja, ¿Seguís pensando lo mismo?

Sí, yo me guío por datos, y he leído los informes de UNICEF, de la Sociedad de Pediatría, los mismos datos del Ministerio de Educación de la Nación, que dicen que la escuela no es el origen del contagio. De última lo es su contexto, la puerta, el transporte, y en ese sentido creo que hay que debatir estas cuestiones y lograr alguna forma de presencialidad cuidada, y estoy usando palabras del Ministro Trotta. Porque el margen de maniobra en un segundo año de pandemia con chicos y chicas que no están aprendiendo a leer, a escribir, las herramientas básicas, a futuro es muy grave en términos de lo social. Así que creo que hay que hacer el esfuerzo máximo para ese equilibrio también. Obviamente nadie desconoce la situación sanitaria y hospitalaria, pero por otro lado creo que burbujas, un poco de presencialidad, limitar el contagio fuera de la escuela, en el transporte, son cuestiones que se podrían debatir.

"Yo me guío por los datos, que dicen que la escuela no es el orígen del contagio". 

Reapareció Vidal. ¿La ves candidata? ¿En Provincia o en CABA?

-Voy a ser respetuoso de su decisión, que es muy personal. Yo creo que María Eugenia es muy importante para el equipo político de JxC en Provincia de Buenos Aires. Me gustaría verla trabajando como candidata o representándonos de alguna manera, pero quiero ser respetuoso de su decisión, sí sabiendo que es un año muy importante para organizarnos y que esa definición va a ser fundamental para todo lo demás. Porque ella es una ex gobernadora, que conserva una alta adhesión en el pueblo, así que ojalá pueda pronto tomar esa definición ahora que sacó el libro y está con una presencia en el debate público, para nosotros después organizarnos como equipo. Porque al final del día, entre ella, Horacio, los Intendentes, Patricia, tenemos una responsabilidad en lo que es la representación del espacio acá en el AMBA.

"Me gustaría ver a María Eugenia (Vidal) trabajando como candidata o representándonos de alguna manera, pero quiero ser respetuoso de su decisión".

Hablando de eso, el candidato a Gobernador en 2023, ¿tiene que salir del Grupo Dorrego?

-No necesariamente. Sí tiene que tener una comprensión de la Provincia de Buenos Aires, como pregona el Grupo Dorrego. Tiene que ser producto de un proyecto bonaerense, de un entendimiento de la diversidad que tiene la provincia, que va desde Tordillo a Isidro Casanova, de Pinamar a San Nicolás, y de Tandil a Villa Bosch. Es muy importante la experiencia ejecutiva, por eso el Dorrego lo que dice desde una lógica de Intendentes, es que los gobiernos locales entendemos la realidad de los territorios, las necesidades, y además conocemos cómo funciona un mecanismo complejo y tan amplio como la provincia. Buenos Aires tiene el tamaño de Italia, es más grande que Gran Bretaña, concentra el 40% de la población del país, entre los últimos dos censos la población del AMBA sumó 1.300.000 personas, se agregó una Córdoba en 10 años. Las PyMES, el agro,la situación del conurbano, los barrios populares, todo eso requiere una comprensión que no se genera en una oficina o una universidad, se genera como consecuencia de una experiencia bonaerense. Eso es lo que nosotros pregonamos para las candidaturas del 23.

¿Estás de acuerdo con la postergación de las PASO?

-Dada la pandemia, mover un poco las fechas no es cambiar las reglas. Lo que nosotros no aceptamos es que se cambien las reglas del juego electoral. Que se elimine la PASO por ejemplo, que haya un cambio oportunista, digamos. Si es un tema de fechas para organizarnos mejor, no lo vemos problemático en términos de las reglas electorales. Sí nos parecería interesante, ya que estamos, que se pueda innovar con algo positivo como la boleta única, y en vez de darle el poder a los partidos que arman las listas sábana, dárselo a los vecinos que elijan por categorías como se hace en Córdoba o Santa Fe.

"Dada la pandemia, mover un poco las fechas de las elecciones no es cambiar las reglas". 

Empezamos la pandemia con la tapa de todos los diarios unificada diciendo que al virus le ganábamos entre todos, y hoy los medios parecen estar en medio de una guerra. Desde tu lugar de periodista, ¿qué pensás de la actitud de los medios hoy en día, en la que parecieran primar las líneas editoriales o las posiciones políticas por sobre cualquier acción conjunta para ayudar a ordenar a la sociedad en medio de este caos?

-Indudablemente a nivel medios hay intereses comerciales, que son absolutamente lícitos en una democracia capitalista. Los medios, y los periodistas en particular, tienen que tener pensamiento crítico, pero también tienen opinión. Si vas a muchos países, hay una prensa más progresista, como puede ser en EEUU más afín a las ideas del partido demócrata, y hay una prensa digamos más de derecha que apoya al partido republicano y a las facciones más conservadoras. Y acá es muy lícito que haya un Gato Sylvestre y un Alfredo Leuco, que expresan una opinión y lo hacen con la legitimidad de su pensamiento, sé que los dos lo hacen con honestidad intelectual. El tema es que el periodismo no puede dejar de hacer su trabajo, que es ser un representante de la sociedad, para que haya una comprensión de la noticia, con un grado de independencia en términos de presentarle a la gente las distintas campanas, los datos, para que la sociedad pueda sacar sus conclusiones. Este es un tiempo en que me parece que el periodismo está siguiendo la polarización del país, de la dirigencia.

"A nivel medios hay intereses comerciales, que son absolutamente lícitos en una democracia capitalista". 

Desde el municipio se anunciaron exenciones impositivas para los comercios afectados por las medidas restrictivas. ¿Creés que sería posible pensar también en ayudas económicas directas desde los distritos provinciales y municipales, complementando lo que pueda aportar el Estado Nacional?

-Sí, y también me gustaría ver a la Provincia más presente en este tipo de programas, porque recursos en la Provincia hay, han llegado de manera discrecional desde Nación, y en muchos casos no se coparticipan. Es una de las objeciones que nosotros tenemos. El Grupo Dorrego vea la provincia desde el municpalismo, por ende, los recursos que llegan deberían compartirse y en muchas casos no ocurre. Recursos hay, producto de la recaudación propia y de la ayuda nacional, así que estaría bueno que como nosotros estamos eximiendo de tasas la Provincia haga lo mismo con Ingresos Brutos. ¿Quién está acá dándole una mano al gimnasio, al salón de fiestas, al gastronómico, al transporte escolar? En general son los municipios, o con descuentos o eximición de tasas, o con subsidios directos. Nosotros estamos acompañando a las instituciones de barrio. ¿De qué vive un centro de jubilados, una sociedad de fomento o un club de barrio, que igual sigue teniendo gastos pero no tiene los ingresos de las cuotas? Eso lo estamos haciendo en Tres de Febrero con subsidios, con eximiciones a los comerciantes, y sería buenísimo ver en ese aspecto también más presente a la Provincia de Buenos Aires. Volviendo a la pandemia, más allá del debate de las vacunas que obviamente necesitamos más, también necesitamos más testeos, que impiden que circule el virus en personas asintomáticas por ejemplo. Y eso está faltando. Nosotros como municipio siempre tratamos de aportar, esta semana anuncié el kit 3F Te Cuida, que es un kit gratuito con oxímetro, termómetro, paracetamol, para las personas contagiadas sin cobertura médica, que después lo devuelven para que lo use otro. Así ayudamos a que una persona se recupere, no empeore y no ocupe una cama en un hospital.

¿Quién es tu candidato a Presidente para 2023?

-Para eso falta, yo creo que se van armando muchos liderazgos en JxC y eso está buenísimo. Incluso a nivel provincial. Acá espero que tengamos una representación de equipo pero un candidato a gobernador que refleje estos valores bonaerenses, de modernidad, de gestión y con ideas republicanas. Y a nivel nacional obviamente hay personas en todos los partidos, en el radicalismo, en la coalición, también en el PRO. Horacio, María Eugenia, Patricia, más allá de los lugares, no estoy hablando del rol puntual. Te podría seguir diciendo, Cornejo a nivel nacional, o Alejandra Lordén, o algún Intendente a nivel provincial, Maxi Abad, Víctor Aiola, Claudio Rossi. Hay buenos Intendentes radicales que para mí está buenísimo que estén en la discusión. Ni hablar Lilita Carrió, o gente de la coalición. Yo creo que lo bueno de esta etapa es que se horizontalizó mucho más la política por el hecho de estar en la oposición, y están emergiendo nuevos liderazgos. Y creo también que los Intendentes tenemos la responsabilidad de ser protagonistas en la etapa que viene, porque la gestión y el territorio nos ponen en ese lugar naturalmente.

"Hay buenos intendentes radicales que para mí está buenísimo que estén en la discusión". 

Nombraste a mucha gente y no lo nombraste a Macri.

-Mirá, Mauricio Macri es fundamental. Yo creo que él ha hecho un esfuerzo bárbaro por poner en la cancha una alternativa para el país, y creo que hoy su rol es importantísimo. Obviamente no sé si él quiere ser candidato, hay que preguntarle a él. Ya ha sido Presidente. Es tan importante que creo que sería disminuirlo jugar con una candidatura. Es una decisión que tomará él, pero me parece que claramente la etapa amerita lo mejor de lo que ocurrió entre el 2015 y el 2019, y también formas de renovación, nuevos liderazgos, las personas de la generación intermedia que quizás somos los que hoy estamos empezando a representar el futuro de la política en JxC. Por supuesto, con la intensa participación de todos los que nos precedieron, que cumplieron y cumplen todavía un rol muy importante.

"Macri es fundamental. Creo que él ha hecho un esfuerzo bárbaro por poner en la cancha una alternativa para el país".