El precandidato a gobernador bonaerense por Consenso Federal, Eduardo "Bali" Bucca se sumó al Íntimo de Diagonales y recordó sus inicios en política, la transmisión de valores de su padre y sus días en campaña para convertirse en intendente de Bolívar. 

Bucca asegura que "la grieta ha sido retroalimentada por dos sectores que son cómplices entre sí y que en definitiva le sirve a la política pero no al país" y remarca que junto a Roberto Lavagna "venimos a terminar con eso".

Además hizo referencia a la situación del país y de la Provincia. Habló de las potencialidades que hay en el territorio bonaerense, pero insistió que para eso es necesario dar un cambio de rumbo en la economía. A partir de allí justifica su participación en el espacio liderado por el ex ministro de Economía de Néstor Kirchner.

Mirá la nota completa:

 Yendo atrás en el tiempo, en tu infancia y/o adolescencia ¿te imaginabas estar en el lugar que estás hoy?

-No, la verdad que no. Yo tuve una infancia muy feliz como cualquier chico de pueblo, de ciudad, donde nos conocíamos todos, donde  jugábamos en la calle todo el día con cuatro hermanos te imaginas, con lo cual terminaban las tardes afuera y seguía la diversión adentro de casa. Pobre mi vieja.

"Jugabamos en la calle todo el día con cuatro hermanos, y después adentro de casa. Pobre mi vieja". 

En la infancia no lo pensé, por supuesto que sí en la  adolescencia donde ya uno empieza a definir más el camino, pero ya diría en los últimos años de la secundaria que mi vocación era el ser médico, quizá también por la transferencia de mi viejo que es cirujano, también tenía esa vocación pública. Mi papá de costado siempre ha participado de alguna manera en la política y siempre me interesó, me gustaba cuando me invitaban a alguna reunión en algún barrio. Acompañarlo creo que indirectamente me iba generando algo interno.

¿Y de tu padre qué es lo que tenés de él?

-Yo lo respeto mucho a mi viejo.  Creo que rescato de él los valores,  la entrega por las cosas que hace, fundamentalmente por la medicina. Mi viejo es médico, es cirujano, es de esas personas que siempre trató de innovarse, de estudiar, de seguir formándose, de incorporar tecnología a lo que él hacía, y siempre en mirar el costado positivo de las cosas, el incentivarme en ir adelante y ponerme del lado de la otra persona. Eso es lo que me transmitió y transmite mi viejo.

"De mi viejo rescato los valores y siempre mirar el costado positivo de las cosas". 

¿Hubo algún “click” donde apretaste el acelerador para comenzar a vincularte con la sociedad a partir de la política?

-Sí, hubo un click.  Creo que fue cuando mi viejo se presenta en el 2003 y no se dio la posibilidad de que él sea intendente y a mí eso me pegó fuerte porque veía cuáles eran las intenciones y las ideas y la garra que le poníamos como familia porque no desde la política profesional sino desde la vocación de querer hacer cosas por la ciudad, y ahí es como que me involucré mucho más y empecé a tener un protagonismo distinto, tratando de transmitir a mis amigos y después a los vecinos, esa idea de que podíamos construir una alternativa en Bolívar a lo que gobernaba desde hacía muchísimos años. 

Yo me acuerdo que volvía de Buenos Aires de laburar y siempre veíamos lo mismo, una ciudad que la amamos y la queremos desde siempre, pero que no veíamos modificaciones y me parecía mentira que eso ocurriera. Y fue así que tomamos el envión y a los 30 años tuve la posibilidad de ser concejal y a los 32 intendente.

¿Qué es lo que se te viene a la cabeza cuando recordás esos momentos que comenzabas en Bolívar y que ahora vas por la Provincia?

-Veo mucha similitud. Parecía muy difícil, todos nos decían que “sos muy joven”, “esperá la próxima”, “la gente se va a resistir al cambio”. Hoy algo de eso hay también. Están las mismas ganas, la misma actitud de creer que las cosas se pueden hacer, que se pueden alcanzar cuando hay objetivos claros y concretos. El talento y las oportunidades que tienen nuestra Provincia. Personas que se involucran y dan un montón de cosas, empresarios, industriales. Yo creo que todo eso es la oportunidad que tenemos los bonaerenses, que hay que potenciarlo, que hay que alumbrarlo. Me gusta poner un ejemplo que es la historia de Miguel Ponce, que es un bonaerense que inventó un dispositivo para detectar la perdida de monóxido de carbono, y el Estado no lo ha alumbrado y tiene solución para un problema que genera más de 300 muertes por año, no sólo salvarías vidas sino también que generaría trabajo.

"Creo que los políticos alumbran temas que no tienen que alumbrar, y concentran la energía en temas que nada tienen que ver con la vida diaria de la sociedad". 

 Esas oportunidades no se están aprovechando, quizás es porque justamente los políticos alumbran los temas que no tienen que alumbrar, y concentran la energía en temas que nada tiene que ver con la vida diaria de la sociedad. Eso es lo que  uno pretende cambiar para adelante en la provincia de Buenos Aires.

¿Cómo encontrás la Provincia al recorrerla?

-Dicho esto de que tenemos muchas oportunidades con hombres y mujeres enormes, con talentos y riqueza desde el punto de vista de lo natural, ese interior que produce carne, leche, cereales y que nos da la posibilidad de poder generar valor agregado y riqueza, trabajo y empleo, ese sistema educativo que es abarcativo. Tenemos un punto de partida que es bueno, faltan muchas cosas. 

"Estamos en una situación de urgencia y de crisis humanitaria". 

Yo creo que estamos en una situación de urgencia y de crisis humanitaria. No económica, humanitaria. Tenemos que apuntar a los primeros mil días de los niños. En eso nos tendríamos que abrazar todas las fuerzas políticas, las instituciones y organizaciones para que esos niños de la Provincia estén bien nutridos, 100% vacunados, que tengan un ingreso adecuado al sistema de educación porque estamos hablando del futuro de ellos y de la provincia de Buenos Aires. Eso hoy no veo que se esté atendiendo. Veo un sistema educativo que tiene que adecuar sus contenidos, adecuarlos con contenidos digitales para que cuando salgan de la escuela  tengan oportunidades reales de empleo, eso hoy no sucede. En la actualidad, se ha perdido mucho empleo, pero hay una demanda insatisfecha en la industria software por falta de programadores. No podemos perder más oportunidades hacia adelante.

"Para lograr las cosas que quiero en la Provincia, tiene que haber un cambio en el rumbo de la economía nacional, por eso acompaño a Lavagna". 

Por supuesto para motorizar esto tiene que haber un cambio en el rumbo de la economía nacional. No es posible seguir de esta manera para lograr lo que menciono, por eso acompaño la figura de Roberto Lavagna.

Resumen:

¿Ves esta crisis como una de las peores? 

-No sé si es la peor. El 51% de los jóvenes en la Provincia es pobre. Y dentro de los pobres los más indefensos son los niños. Con esos indicadores  me alcanzan para decir que estamos ante una situación de urgencia en la cual hay que tomar medidas rápidamente.

"Creo que hay millones de argentinos que quieren salir adelante de este presente sin mirar hacia atrás". 

Tengo 40 años y vengo escuchando hace rato esto de políticas de Estado y de mediano y largo plazo, por eso me interesa cuando Roberto Lavagna me dice que hablemos de lo que vamos hacer el día uno, ni bien asumamos. En el caso de él como presidente empezar a recomponer el poder adquisitivo, poner plata en el bolsillo a la gente que hoy no la tiene y empezar a sacarle  el pie de encima al aparato productivo, a la industria para que puedan comenzar a generar empleo. Eso es lo importante.  En esto el papel de la sociedad es muy valioso, porque es quien tiene en definitiva el poder de elegir. Por eso invitamos tanto a la racionalidad en estos tiempos. Principalmente en agosto, donde no se elige el presidente ni tampoco el gobernador. Está la posibilidad de elegir lo que uno quiere. Y yo creo que hay millones de argentinos que quieren salir adelante de este presente sin mirar hacia atrás.

¿Y en materia de Salud como ves a la Provincia?

-Yo festejo cuando la Gobernadora inaugura una guardia. Cada vez que se hace algo bueno a mí me pone muy contento. No me parece que las cosas haya que hacer borrón y cuenta nueva. Ahora  me parece que el cambio en la salud tiene que ser un paradigma que se oriente a la prevención y no tanto a la asistencia. Cuando uno hace un desglose del presupuesto en materia de salud, en gran parte ese recurso económico va a la asistencia en la parte final de la enfermedad, y eso significa  que hay gente que está muy enferma y que la está pasando muy mal. Nosotros podemos disminuir las muertes de mujeres por cáncer de mama y de útero que mueren muy jóvenes. Y con políticas preventivas lo podemos resolver, asignando mejor los recursos económicos.

"En materia de salud tiene que haber un cambio de paradigma, que se oriente a la prevención y no a la asistencia". 

Podemos tener  un programa de detección temprano de los niños con autismo, que hoy se está haciendo a los cuatro o cinco años en la provincia de Buenos Aires. Lo podríamos hacer antes y no perderíamos un tiempo de oro de evaluarlos de manera interdisciplinaria. Yo creo que en la salud pública lo que tiene que cambiar es el paradigma. No tiene que ser más asistencialista –esperar que la gente llegue enferma- sino que tiene que ser dinámica, preventiva. Tenemos todas las posibilidades de hacerlo.

¿Cómo se hace para que crezca el empleo en la provincia de Buenos Aires? 

-Lo primero que hay que hacer es sanar la economía de la Argentina. Para eso hay que cambiar el rumbo de la economía.  Cuando uno tiene un problema de salud con algún familiar, trata de buscar al mejor médico/especialista para que lo cure, el país tiene una enfermedad que es la economía, hace 8 años que la Argentina no crece y tenemos una oportunidad de consultarle a un especialista en las próximas elecciones. Por eso creo que ante todo primero es Roberto Lavagna el que nos puede sacar de esta situación hacia adelante y fundamentalmente convocar a la unidad nacional. De nada nos serviría que pasen las elecciones y que al otro día esté nuevamente la Argentina confrontada entre sí. Fundamentalmente  entre los políticos, porque tendríamos que nuevamente volver a esperar 4 años más. Entonces volver a tropezar con la misma piedra sería totalmente inútil para los argentinos.

"Volver a tropezar con la misma piedra sería inútil para los argentinos". 

Una vez que tenemos ese cambio en el rumbo de la economía, potenciar las economías regionales, favorecer el acceso al crédito, nosotros tenemos un Banco Provincia que no se ha modernizado, que hoy justamente como Banco Provincia es parte de la timba financiera, y de esa manera no es posible crecer ni generar empleo, necesitamos generar créditos que sean accesibles, recuperar las escuelas técnicas, en definitiva son muchas cosas que se pueden hacer a partir del cambio del rumbo de la economía.

¿Qué significa para vos la grieta?

-Yo creo que es el fracaso de la política. En la grieta se cae la gente. La pelea entre extremos no le sirve al 98% de los bonaerenses. Ahora creo que quienes tienen la oportunidad de cerrar eso es con el voto de los argentinos y los bonaerenses. De qué les sirve que se estén peleando dos políticos entre sí, cuando en realidad lo que discuten no tiene que ver con cómo resuelvo el problema habitacional de la Provincia, cómo mejoramos el acceso a la salud y no lo hacemos tan burocráticos para los jubilados que tienen que esperar a veces hasta dos meses para tener un tratamiento, de qué les sirve.

"La grieta es el fracaso de la política. Fue retroalimentada por dos sectores que son cómplices entre sí". 

El concepto de grieta ha sido retroalimentado por dos sectores que son cómplices entre sí y que en definitiva le sirve a la política pero no al país. Nosotros venimos a terminar con eso con Roberto Lavagna.

¿Cuál es el problema principal del país para vos?

-La economía ante todo. Se han profundizado negativamente todos los indicadores.