Mientras se espera el anuncio por parte del Gobierno de una nueva extensión de la cuarentena con mayores restricciones, la pandemia de coronavirus se intensifica en el Área Metropolitana de Buenos Aires, donde la ocupación de camas de terapia intensiva ya superó el 50%, según lo informado por el Ministerio de Salud de la Nación.

En las últimas horas, los números dejaron un fuerte panorama para el territorio compartido por Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta. Es que, de los 2.606 nuevos casos de coronavirus en la Argentina, 1.482 corresponden a residentes de la provincia de Buenos Aires. En tanto, el AMBA estaría concentrando más del 90% de los diagnósticos de la COVID19.

El promedio de ocupación de camas de terapia en el conurbano es del 65%, de las cuales el 20% son por Covid-19”, dijo el director de Hospitales de la provincia de Buenos Aires, Juan Sebastián Riera, en declaraciones a Radio La Red y añadió que “hay hospitales que están ocupados promedio 85% y otros que han colmado su capacidad como el Fiorito (de Avellaneda), que en un momento llegó a cubrir el 100% de la demanda”.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en tanto, unas 15 personas murieron ayer con coronavirus y la ocupación de las camas de terapia intensiva en el sector público superó el 50%, con 922 personas diagnosticadas como positivas, por lo que suman 22.816 los contagios.

Cabe destacar que, tras evaluar la reacción social que podría generar la nueva prórroga de cuarentena, el gobierno decidió posponer para hoy el anuncio oficial de la extensión por quince días, de pautado inicialmente para ayer. La relajación” en varios puntos del GBA y CABA, sumado a la inminente proximidad del pico de contagios, encendió la alarma dentro del Ejecutivo bonaerense, donde ya advirtieron que el sistema sanitario podría colapsar. 

En las últimas semanas, la tendencia en alza de contagios experimentada en Capital Federal y GBA llevó a los gobiernos de Nación, Provincia y Ciudad a repensar la estrategia de aislamiento y, a partir de la semana próxima, iniciará un lapso de quince días de retroceso a viejas restricciones. El foco principal está puesto en la circulación de personas y el transporte público.