El Gobierno Nacional que conduce Mauricio Macri, convocó a los gremios docentes universitarios a revisar, por segunda vez, la paritaria del 2018. Les ofreció un incremento del 7% en marzo que sumado a lo que cerraron en enero y febrero da un 16%. Los docentes discutirán en asamblea si aceptarán la oferta aunque todo parece indicar que la rechazarán porque en promedio se trató de un "41% frente a la inflación del 51,3%" interanual.

Los gremios que nuclean a los trabajadores de la educación superior se movilizaron desde las 15 horas al Palacio Pizzurno, donde permanecieron varias horas mientras se sucedía la segunda reunión paritaria del 2019 y aprovecharon para reclamar por la universidad pública, la ciencia y la tecnología y de sus salarios.

Como ya venían anunciando, los líderes gremiales le pidieron al Ejecutivo que mejore la oferta del 9% que propuso en las primeras reuniones del año y con los índices de precios del consumidor del 2018 en mano, reclaman que el aumento llegue al 25% perdido. A su vez, exigieron una revisión de cláusula gatillo durante noviembre y diciembre y otra para los meses de enero y febrero.

Pasadas las 18 horas comenzó el acto central en el que referentes gremiales de las diferentes universidades nacionales del país llamaron a la "unión de toda la comunidad universitaria" y luego tomó la palabra el secretario General de Conadu, Carlos De Feo, quien contó que "tuvimos una reunión donde nos ofrecieron un 7% de aumento en marzo, que sumado a enero y febrero da 16%". 

Sobre la oferta del Ejecutivo consideró esa cifra que "más 25% de promedio salarial nos deja en 41% frente a la inflación del 51,3%". En ese sentido, se mostró firme y aseguró que "los trabajadores no vamos a pagar la crisis". Sin embargo el líder gremial indicó que "somos democráticos y vamos a discutirlo en todas las Asambleas si aceptamos o no"

De feo explicó que "estamos en un momento difícil, tenemos que tener clara la lucha por la defensa de la universidad pública" y luego señaló que el de Cambiemos, es un modelo "de una universidad elitista, para una educación superior que pueda ser entregada al mercado" mientras que los presentes en la movilización, "queremos una universidad democrática, popular".Según las palabras del sindicalista que aseguró "no vamos a aflojar", todo parece indicar que retornarán las medidas de fuerza y peligra el comienzo de las clases y la continuidad en aquellas casas de estudio que ya arrancaron.