Un grupo de jóvenes de la provincia de Buenos Aires, la mayoría de ellos de la Quinta Sección electoral, se sumaron a una iniciativa denominada #MusicaEnCasa que comenzó a fines de marzo con la idea de “reunir a amigos” a través de videos para hacer lo que más aman: música. De ese proyecto ya han participado casi 70 artistas

El joven que comenzó con la idea, Bernardo Rodríguez, oriundo de Castelli, se encargó de sumar artistas de distintas ciudades y de editar cada video para llevar un producto de calidad en su cuenta de Instagram, que luego eran también difundidos por medios locales y de la región.

“La idea de #MusicaEnCasa surge mediante un mensaje de un amigo (Mauricio Drewes, baterista de Castelli) para interpretar la canción de Queen, Bohemian Rhapsody. Él con su instrumento y acoplar el mío que es la guitarra. Como vimos que quedaba muy ‘flojita’ decidimos invitar a Francisco Moretti (músico de Lezama) para que sumara un bajo eléctrico y así la canción quedara más similar a la original”, contó Rodríguez.

A partir de ese primer video, empezaron a contactarlo artistas zonales que querían participar en el proyecto y ahí fue que empezó a darle forma y a seleccionar las canciones que iban a interpretar.

Para la realización de estos videos, “lo primero que se hace es una maqueta de la canción original para que cada uno que vaya a interpretarla lo haga a tempo. Después deben grabarse mediante un celular. Y una vez que se juntan todos los videos de los artistas que participan de la canción, se ensamblan y se produce el video”.


Hasta el momento han participado 69 artistas en este proyecto. De los cuales 28 son de Castelli, 21 de dolores, 13 de Lezama, 1 de Pila, 1 de Chascomús, 3 de La Plata, y 2 de Buenos Aires.


Al consultarle sobre la variedad de instrumentos que hay en el #MusicaEnCasa, el creador del proyecto mencionó:

- Guitarras eléctricas, acústicas y criollas.

- Bajos eléctricos.

- Violines, violonchelos, contrabajos

- Trompetas

- Saxo

- Baterías

- Congas

- Bongos

- Pianos

- Teclados eléctricos.


En fin, el aislamiento social sacó lo mejor y lo peor de cada uno. Elegimos mostrar esta idea que contagió buena vibra y disfrute, tanto para los que participaron como para los que observaron el material.