El Partido Justicialista de La Plata denuncia desde hace semanas una serie de hechos de violencia que se sucedieron en la sede del partido en la capital bonaerense y llegaron a su punto máximo con el secuestro de un dirigente barrial de Olmos, mientras juntaba firmas en contra del tarifazo.

Se trata de Mario Aranda, quien fue secuestrado el sábado por la mañana cerca de 44 y 197, cuando se disponía a juntar firmas en contra de los aumentos de luz, agua, gas y transporte. Tres hombres armados lo obligaron a ir en su auto en el que lo llevaron hasta la ciudad vecina de Magdalena donde, luego de discutir si lo iban a ejecutar o no, decidieron soltarlo.

“Me llamaron por teléfono las compañeras que ya estaban allá (en la esquina de 44 y 197, donde se juntaban las firmas). Me levanté para llevarles algunos materiales pero, cuando llegué, no había ninguna mujer. Había tres monos con armas que me obligaron a subir a mi auto y me dijeron 'vamos a hablar, vamos a Magdalena'”, contó la víctima en medio de un acto en Plaza Moreno tras su liberación.

Y detalló: “Cuando llegamos a Ruta 11, se convirtió en una tortura verbal constante. Hubiese preferido que me cagaran a palos y no que dijeran lo que dijeron. Al llegar a la zona donde arranca la cárcel, los tipos me hicieron parar y dejar el auto abajo de unos árboles. Ahí se pusieron a discutir si me ejecutaban o no, pero el más joven dijo: 'Dejá que se vaya y aprenda'”.

Tras los hechos, desde el PJ bonaerense que encabeza el intendente de Esteban Echeverría Fernando Gray pidieron a las autoridades provinciales y locales que “aseguren el libre ejercicio de la democracia” y aclararon que ya radicaron la denuncia penal correspondiente en la Justicia. 

Mirá el comunicado completo: