El presidente Alberto Fernández rompió el silencio y le envió un mensaje a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. "No es tiempo de plantear disputas", lanzó. El jefe de Estado realizó se pronunció sobre el escenario político y dejó definiciones en una serie de comentarios vía twitter.


“La coalición de gobierno debe escuchar el mensaje de las urnas y actuar con toda responsabilidad. Debemos hacerlo, y lo haremos, para asegurar que se satisfagan las necesidades de nuestro pueblo”, fue el mensaje con el que inició Fernández su hilo de comentarios.

En esa misma línea, llamó a la unidad y dejó un mensaje con fuerte direccionamiento hacia el planteo del ala de ministros cercanows a Cristina Fernández de Kirchner. “Nosotros tenemos que dar respuestas honrando el compromiso asumido en diciembre de 2019, de cara a la sociedad. No es este el tiempo de plantear disputas que nos desvíen de ese camino”.

Asimismo, el mandatario agregó: “Nuestro mayor desafío es continuar el proceso de reactivación ya iniciado, promover el empleo y garantizar la educación y la salud de nuestro pueblo. En cada acción que llevemos adelante, en cada decisión, ese debe ser nuestro norte”.

Fernández se refirió a la movilización convocada para hoy en defensa del Gobierno, gesto que el propio presidente pidió frenar. “Valoro el gesto de las organizaciones sociales y de todos los que me manifestaron su afecto impulsando una movilización en mi apoyo”, dijo y agregó: “Aun así, prefiero que toda esa fuerza que implica una movilización de esa magnitud se canalice para construir la épica militante que ayude a argentinos y argentinas a desentrañar el dilema que se nos plantea en noviembre”.

Por otro lado, el presidente manifestó su autocrítica y ratificó que la gestión continuará su rumbo. “He oído a mi pueblo. La altisonancia y la prepotencia no anidan en mí. La gestión de gobierno seguirá desarrollándose del modo que yo estime conveniente. Para eso fui elegido. Lo haré llamando siempre al encuentro entre los argentinos”, expresó.

“Hay dos modelos de país en pugna que se debaten en estas elecciones: el que descree del trabajo y la producción y sólo promueve la especulación financiera y el que cree que con una producción pujante recuperaremos la dignidad del trabajo para todos y todas”, concluyó.