La situación en Dolores es verdaderamente preocupante, con cada vez más casos positivos de COVID-19. En este marco, el intendente Camilo Etchevarren, adelantó que el escenario venidero puede ser mucho peor

"En Dolores debemos estar cerca de 800 o 900 casos porque por cada positivo hay 7 ú 8 que están en la calle", expresó este viernes en una conferencia de prensa que transmitió por Facebook junto a la secretaria de Salud del municipio, Sandra Metz. 

Ante la descripción de esta situación, el jefe comunal buscó llevar tranquilidad respecto a la capacidad de respuesta del sistema sanitario y señaló que hay siete respiradores y que existen "los recursos humanos necesarios para dar respuesta a la demanda sanitaria".

Además, responsabilizó a los ciudadanos de Dolores por la situación actual: "nadie se contagió caminando, corriendo o en los comercios, el virus circuló a partir de reuniones, compartir el mate o espacios donde no hubo distanciamiento".

"La mayor cantidad de infectados es por negligencia. La situación está empeorando, por eso debemos cuidarnos", remarcó Etchevarren. 

Asimismo, adelantó que "por la evolución de los contagios es muy probable que no haya nuevas flexibilizaciones". 

Según el parte del municipio, hay 117 casos activos, 67 activos recuperados, y 34 casos en estudio. Y desgraciadamente, dos personas perdieron su vida.