El presidente Alberto Fernández encabezó un acto en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada para presentar el Documento Nacional de Identidad (DNI) para personas no binarias. Sin embargo, la actividad tuvo algunos momentos de tensión cuando dos personas que recibieron su DNI aseguraron que no se sentían identificadas con el uso de la "X". 

Valentine Machado fue una de las personas que recibió su documento de identidad. Una vez en el escenario, saludó a Fernández, a la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, Elizabeth Gómez Alcorta, y a su par del Interior, Eduardo de Pedro, y tras ello se abrió la campera que para mostrar una remera que decía: “No somos X”.


Mientras tanto, se escuchó la voz de otra persona que estaba entre los asistentes decir: "Somos travestis, lesbianas, maricas, no binaries, agénero. No somos una x. Mi sentimiento interno no es una x y lo quiero dejar bien claro. Y celebro y abrazo a las personas que hoy sí quieran una x, pero no somos todes". 

Por más de que la locutora oficial siguió normalmente con el acto, el jefe de Estado respondió a los cuestionamientos. “Escuchaba la queja de alguien que decía que hay otras formas y claro que las hay, seguro, están incluidas dentro de esa X que es una convención internacional que nos permite abrir derechos dentro de los límites. Es un avance, no deberíamos renegar de esto”, señaló.

Y sostuvo que "el verdadero logro" llegará cuando no importe tanto identificar los géneros. “Es eso lo que realmente tenemos que conseguir, lograr eso. ¿Qué le importa al Estado saber la orientación sexual de sus ciudadanos? No es lo que necesita saber. Necesita saber que si son chicos, estudien; que cumplan con plan de vacunación; que si trabajan, digan dónde trabajan; que tengan CUIL, CUIT, que paguen sus impuestos", añadió. 

En ese sentido, desde Nación aseguraron que el objetivo del lanzamiento del DNI No Binario es garantizar el derecho a la identidad para las personas que no se autoperciben masculinas ni femeninas. Por ello Fernández destacó la necesidad de “hacer todo lo que se pueda para seguir avanzando” en la incorporación de derechos en la Argentina.