Alberto Fernández se presentó en el distrito de Escobar para la inauguración de una nueva planta de medicamentos biológicos. Junto al gobernador Axel Kicillof, el intendente local, Ariel Sujarchuk, y el empresario Hugo Sigman, Fernández protagonizó la presentación de esta nueva industria en la zona norte del conurbano.

La intervención del jefe de Estado estuvo atravesada por fuertes gestos al sector empresarial, a la situación que atraviesa la Argentina frente al FMI y la necesidad de reactivar la industria nacional para exportaciones.

“Hace tiempo están promoviendo el control especulativo y nadie presta atención a la realidad del que produce. Así estamos. Tenemos que cubrir las cuentas del Estado. A nadie le es grato pedir al que produce que pague impuestos. Pero no queda solución cuando uno viene del festival de pagar tasas siderales a los que especulaban”, dijo Alberto Fernández, quien se encargó de cerrar el evento.


“Era muy riesgoso seguir apostando a Letras, en desmedro de la sociedad. Había un problema fiscal que el gobierno buscaba resolver endeudándose. Nos comprometimos a pagarla muy rápidamente, algo que la Argentina no podía. Era una Argentina de ilusión, muy cerca del quebranto. Hoy nos dio la razón hasta el Fondo Monetario Internacional”, dijo el mandatario y agregó: “En Argentina se necesita de gente que invierta en la Argentina. Así vamos a construir el país. Lo que necesitamos es que haya muchas más empresas invirtiendo y menos banqueros comprando Letras del Banco Central”.

Cabe destacar que Hugo Sigman, quien estuvo presente en el acto que se desarrolló este mediodía en la nueve sede de Escobar, es el CEO del Grupo Insud, al que pertenece mAbxience, firma que impulsará este emprendimiento de medicamentos biológicos. Sigman se posiciona como un actor clave para dar impulso a la búsqueda de inversiones en el país, de cara a la nueva etapa política que se viene.

Por su parte, el gobernador Axel Kicillof aprovechó  la ocasión para hacer un balance de los fuertes golpes que recibió el sector científico y universitario durante los últimos cuatro años de gestión en manos de Cambiemos. “Venimos de una etapa de un fuerte ataque a la universidad y a los centros de desarrollo científico. Lo mismo pasó con el sistema productivo argentino. Con las empresas y PYMES que no tuvieron instrumentos básicos para desarrollar su producción, Ahora, en vez de cerrar empresas, tenemos que abrirlas”, expresó Kicillof.

La nueva planta tiene una superficie de 8.700 metros cuadrados y emplea a personal con perfiles altamente calificados, como biotecnólogos, bioquímicos, químicos, biólogos, técnicos, contadores, profesionales en recursos humanos y en seguridad e higiene.