Tal como informó este jueves Diagonales, el intendente de Dolores, Camilo Etchevarren, reconoció en una conferencia de prensa el colapso sanitario en su distrito producto del COVID-19. En ese marco, su par de Castelli, Francisco Echarren, puso a disposición del distrito vecino camas de terapia intensiva.

Según informaron desde la oficina de prensa del municipio de Castelli, "por instrucciones del Intendente Francisco Echarren, este viernes el Secretario de Salud Dr. Mariano Akino, enviará una nota formal a las autoridades sanitarias de Dolores para poner a disposicion de ese distrito las instalaciones del Hospital Dr. Ramón Carrillo".

Y aclararon que será "más precisamente, la Unidad de Terapia Intensiva que cuenta con 7 respiradores, camas de cuidados intensivos y todo lo indispensable para cuidar la vida y la salud de los vecinos y vecinas de Castelli y la región".


Echarren manifestó que "no podemos permitir que un vecino de Dolores corra riesgo de no tener una cama o un respirador mientras en Castelli haya lugar en nuestro Hospital".

"Castelli hoy  cuenta con un centro de salud modelo, de complejidad media, que está equipado y cuenta con el recurso humano necesario. Somos solidarios y por eso se ponen a disposición las instalaciones, con sinceridad y sin ningún interes particular más que ayudar", remarcó el intendente.

Y concluyó: "Tenemos que estar unidos y trabajar para que ninguno de nuestros vecinos la pase mal o pierda la vida sin haber hecho todo. Estamos a disposición, fuerza Dolores y cuenten con nosotros".

Cabe recordar que hace unos meses, en el marco de la pandemia, hubo un fuerte enfrentamiento entre ambos jefes comunales a partir de la decisión de Etchevarren de prohibirle el ingreso a su par de Castelli que iba a visitar a su hijo recién nacido en el hospital de Dolores.