Argentina se impuso ante México por 4-0, en el último amistoso de la fecha FIFA disputado en San Antonio. El seleccionado que dirige  Lionel Scaloni tuvo su prueba con un equipo juvenil y sacó la diferencia en el primer tiempo.

En la primera parte a los 16 minutos, tras una mala salida del rival. La pelota la tomó Leandro Paredes en el círculo central y se la dio a Lautaro Martínez para que a pura potencia se llevara puestos a tres defensores y sacara un zurdazo bajo que se metió junto al palo izquierdo de Francisco Ochoa.

Cinco minutos más tarde, el delantero empezó a demostrar que sería su noche. Otro error en la última línea de Azteca y terminó con un exquisito pase entre líneas de Exequiel Palacios para que el Toro quedara otra vez mano a mano con el arquero y definiera cruzado con su pierna izquierda.

El triunfo se empezó a convertir en goleada a los 30 minutos, luego de un centro pasado de Rodrigo De Paul que el centro delantero de Inter, alcanzó a bajar y fue interceptado por el brazo extendido de Carlos Salcedo. El encargado de ejecutar el penal fue Paredes, quien sacó un disparo cruzado que alcanzó a tocar Ochoa.

El último gol llegó cuando el reloj marcaba los 38 cuando Palacios habilitó al delantero, que aprovechó un grosero error de Néstor Araujo en el cierre y en esta oportunidad definió con un potente derechazo a la red. 

En el entretiempo, Scaloni dejó en el banco a Lautaro Martínez e hizo ingresar a Paulo Dybala. Luego, con la historia cerrada, probó con algunas variantes: Nicolás Domínguez por Palacios, Roberto Pereyra por Alexis Mac Allister, Manuel Lanzini por Marcos Acuña y Leonardo Balerdi por Lucas Martínez Quarta.

Después del empate sin goles frente a Chile, en Los Ángeles, el seleccionado argentino terminó la gira por los Estados Unidos con una gran victoria ante el campeón de la Copa de Oro. Los comandados por Gerardo Martino no tuvieron alternativas frente a un grupo que esta vez lució.