Por sexta vez en tres semanas, la Asociación de Guardavidas de Pinamar realiza una retención total de actividades en los casi 50 balnearios y paradores que integran el sector privado de la costa en Pinamar.  “No brindaremos el servicio en las playas concesionadas ni tampoco en las playas públicas”, aseguraron los trabajadores que reclaman una recomposición salarial y el pago de haberes adeudados.

Fernando Espinach, representante gremial de los guardavidas de la localidad, aseguró que aún no cobraron los sueldos correspondientes a los meses de abril y noviembre de 2020. Además, agregó que los salarios no se actualizan desde 2019.

Espinach contó que reclman “una escala salarial que comience en $52.000 para noviembre hasta llegar a los $56.000 para marzo” y sostuvo que “los compañeros no pueden ganar menos, teniendo en cuenta como se ha desvalorizado los sueldos desde el 2019”.


Por su parte, la Cámara de Concesionarios Privados de Playa de Pinamar “propuso un aumento de un 13% para enero y un 12% para febrero y un bono no remunerativo de 8.000 pesos en marzo, pero lo hemos rechazado”, añadió el representante gremial.

En un comunicado que difundieron a través de redes sociales, los guardavidas acusaron a la Cámara de llevar adelante una “actitud de ajuste, a contramano del acuerdo social propuesto por el Gobierno Nacional con consenso de empresarios y trabajadores de todo el país para que los salarios aumenten más que la inflación”.

En ese contexto, además del paro total de actividades llevan a cabo una movilización por la playa de Pinamar mientras que se lleva adelante una audiencia en el Ministerio de Trabajo de la Provincia donde esperan encontrar un cauce favorable a sus reclamos. Sin embargo, los trabajadores advirtieron que de no destrabarse el conflicto, continuarán con las medidas de fuerza.