“Hola, soy María Eugenia Vidal. Te invito a que caminemos lado a lado para construir juntos el camino que queremos. Para saber más, hacé click acá”. El mensaje de propaganda de la candidata porteña de Juntos llegó a miles de teléfonos celulares de usuarios y vecinos que habían cedido sus datos de manera voluntaria pero no para recibir spam político, sino para listarse en el plan de vacunación de la Ciudad y asegurarse su turno. Los mensajes también invitaban a las actividades de campaña y otras invitaciones proselitistas de la ex gobernadora, que apostó al contacto virtual como puntapié para el armado de sus recorridas y encuentros barriales, en el territorio. La denuncia no tardó en llegar a las redes sociales, con periodistas, gente a pie, referentes políticos y hasta… ¡menores de edad! que recibieron mensajes de texto sin consentimiento.

El escándalo ya tomó forma institucional: el Centro de Protección de Datos de la Defensoría del Pueblo porteña adelantó esta semana que elevará un pedido de informes al Ejecutivo porteño, conducido por Horacio Rodríguez Larreta, con una suma de testimonios y denuncias de vecinos “que consideran vulnerada la privacidad de sus datos personales”, tal como consignó el director del área, Eduardo Peduto. Según la ley vigente, “el tratamiento de datos personales es ilícito cuando el titular no hubiere prestado su consentimiento libre, expreso e informado”.

El pedido de informes apunta a saber qué relación existe entre el registro al plan de vacunación y los mensajes proselitistas de Vidal. De hecho, hay varios vecinos que fueron invitados a “tomar un café por Belgrano” o “participar de un encuentro en Boedo”, es decir, hay vecinos cuyos datos de georreferenciación o de domicilio fueron también utilizados para mensajes bien segmentados, algo muy típico de las campañas electorales. ¿De dónde sacaron esa información Vidal y el comando electoral oficialista de la Ciudad?

“Ayer recibí en mi teléfono celular un mensaje de campaña electoral desde el mismo número desde el que habitualmente el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires usa para comunicarme novedades sobre vacunación covid-19 para mi madre y para mí. El mensaje (…) fue escrito en nombre de una candidata del distrito pero que actualmente no es funcionaria ni representa a la Ciudad, e incluye link a un sitio web con identificación partidario y publicidad de campaña. El viernes 6 de este mismo mes, desde un número desconocido me llamaron como parte de acciones de la campaña de la misma candidata. La empleada del call center llamó para ofrecerme participar de un encuentro con la candidata, que estaría en mi barrio. Cuando pregunté cómo sabía en qué barrio vivo, dado que la característica del teléfono celular no indica georreferenciación, la operadora respondió que estaban llamando a celulares del barrio y que, por eso, mi teléfono 'cayó en la base', pero no supo explicarme el origen del dato”, dice explícitamente una de las denunciantes.

“Se solicita que se informe acerca de la identidad de las personas físicas o jurídicas a las que se le hubieran cedido datos”, pide explícitamente el informe. Según le dijo al portal Chequeado.com  la preocupación se centra en que “el Gobierno de la Ciudad está tercerizando en una empresa privada los datos de vacunación o está utilizando la base de datos de la Ciudad para hacer publicidad partidaria”.

Es que precisamente, luego del desastre de los primeros días en que estuvo abierto el proceso de vacunación en la Ciudad, a partir de Marzo, con filas de jubilados descuidados en cuanto a protocolo en las puertas del Luna Park, el Ejecutivo porteño lanzó tres procesos licitatorios y de tercerización en empresas especializadas en el desarrollo de aplicaciones, software e informáticas para ordenar el asunto. ¿Los datos personales salieron de algunas de ellas?

El 23 de marzo, la Dirección General De Integración De Sistemas De La Agencia De Sistemas De Información porteña, que depende directamente de Rodríguez Larreta, realizó una contratación directa por 16 millones de pesos por el “Servicio de customización, utilización y soporte sobre un sistema de gestión integral del proceso de turnos para la campaña de vacunación Covid19”. La empresa contratada resultó “The Booking Company S.A”, vinculada a otra empresa, “Reservarestó SA”, especializada en aplicaciones de reservas de turnos en restaurantes, que estaba en pleno proceso de reconversión hacia el sistema de salud.

Otra de las contrataciones, con fecha del 27 de abril, también directa, la ganó TELEVAZ S.R.L, una empresa ligada a servicios informáticos de seguridad (cámaras, redes de vigilancia) por el “Servicio de informática y sistema computarizados para el centro de operaciones Covid ubicado en el Centro de Testeo Costa Salguero, pabellones 1-2-3 y 4 por 12 meses”, por otros 16 millones.


Finalmente, la Ciudad también contrató a Epidata SA por el “Servicio Técnico especializado para atención de demanda de usuarios de diferentes sistemas utilizados en el plan de vacunación contra el COVID-19”, por más de 20 millones de pesos.

En total, Rodríguez Larreta se gastó mas de 50 millones de pesos en servicios de control de información de usuarios para ordenar el proceso informático de inscripción al proceso de vacunación. ¿Fueron usados esos datos para la campaña de Vidal? Habrá que ver qué dice el Ejecutivo porteño al respecto, que por ahora se niega a dar una respuesta.