Con Desconocida Buenos Aires, del autor Leandro Vesco, el presidente de la Cámara de Diputados de la Provincia visitó San Pedro para darle un reconocimiento a los dueños de un icónico almacén del lugar. Esta semana, el turno será para el sur, cuando visiten puntos como las ruinas de Epecuén. 

La agenda del Diputado Provincial Manuel Mosca es bastante agitada. Presidir la Cámara no pareciera ser un obstáculo en esta seguidilla de viajes que comenzó a organizar con el libro Desconocida Buenos Aires de cabecera. Se trata de una publicación de Leandro Vesco, en donde se revelan distintos lugares históricos de Buenos Aires que resultó el punto de partida para este proyecto que busca visibilizar distintos puntos culturales de la región.

Este sábado, fue el turno de San Pedro, cuando Mosca llegó pasadas las cinco de la tarde al paraje Beladrich, para entregarle un reconocimiento de la Honorable Cámara de Diputados a los dueños de un almacén por el que según la leyenda, alguna vez pasó el propio San Martín. El encargado de recibirlo fue Matías, propietario del local al que cada fin de semana se acerca una veintena de personas a disfrutar de la tranquilidad del lugar, donde la señal telefónica no abunda y se puede jugar al pool o tomar unos mates con ellos. Desde hace un tiempo, Manuel se encuentra recorriendo la provincia en el marco de una actividad bautizada como "Rincones desconocidos, grandes protagonistas".

Antes de visitar el paraje, el diputado también se hizo presente en la Mesa Educativa Distrital de Pergamino, junto a distintos legisladores y los intendentes de dicha ciudad y de Rojas. Allí, también estuvo presente el Ministro de Educación de la Provincia, Gabriel Sánchez Zinny. Después de la jornada, Mosca visitó el pueblo Mariano Benítez, en donde acompaño al intendente Javier Martínez a entregar la personería jurídica al museo histórico inaugurado en el lugar.