En nueve días comenzarán los Juegos Panamericanos de Lima, Argentina contará con una numerosa delegación que desfilará el 26 de julio en la ceremonia inaugural que se llevará a cabo en el Estadio Nacional y tendrá como abanderado a uno de los deportistas olímpicos más destacado del país: Javier Conte. El regatista, mientras se prepara para competir en la clase Lightning junto a María Paula Salermo e Ignacio Giammona, habló con Diagonales y expresó de qué manera se tomó la noticia de llevar la bandera y cómo se prepara para un nuevo torneo más en su carrera.

“Ser abanderado de la delegación es un honor y un orgullo. Tengo mucha felicidad. Fue una sorpresa, no me lo esperaba, pero lo tomo como un premio a una larga trayectoria deportiva que tengo con medallas olímpicas, campeonatos del mundo, europeos y sudamericanos”, manifestó el experimentado regatista que se colgó la presea de bronce en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000 en la clase 470.

Conte y sus compañeros, llegan como grandes candidatos a quedarse con la medalla dorada en estos Panamericanos ya que viene de obtener el campeonato europeo y del mundo. Sin dudas, él junto a Salermo (Giammona no participó, luego reemplazó a Nicolás Fracchia), buscarán subirse a lo más alto del podio como en Toronto 2015. “Llegamos en una muy buena performance, hicimos un trabajo y una planificación bastante ambiciosa, donde entrenamos muchísimo en Paracas (sede donde se van desarrollar las regatas). Además, nos habíamos propuestos ganar el campeonato europeo, del mundo y por suerte pudimos ganar ambos y repetir la obtención del mundial. Somos los únicos que pudimos ganar dos campeonatos consecutivos”, expresó.

Además, sin esquivar la presión, el abanderado nacional confesó que se ven con chances de quedarse con la de oro, pero analizó que no será una competencia fácil, ya que Chile y Estados Unidos (segundo y terceros en el mundial) también llegan con un buen nivel.

Su nombre es una referencia en el deporte nacional, sobre todo en el olimpismo y a lo largo de los años ha desarrollado su carrera gracias a la ayuda de las becas, que podrían ser eliminadas después de los juegos en suelo incaico para aquellos que no obtengan una medalla. “Una vez que esté oficializado daré una opinión más certera. Si los rumores son ciertos, creo que es un retroceso enorme para el deporte argentino, el sistema de becas actual tiene varios escalones a nivel sudamericanos, panamericano, olímpico y mundial. Reducir sería un error, ya que los deportistas tienen que ser acompañados desde que son jóvenes talentos hasta que son consagrados” reflexionó y agregó: “sería muy difícil para un deportista obtener un nivel alto para obtener una beca sino recibe apoyo en los pasos previos. El deporte es un proceso de largo aliento, de muchos años con más derrotas que victorias”.

Por último, a sus 44 años, el regatista analizó su extensa carrera y confesó que todavía tiene muchas ganas de seguir compitiendo: “han pasado casi 19 años de la medalla conseguida en Sídney y creo que fue exitoso mi recorrido, por suerte pude conseguir tres campeonatos del mundo, la medalla de oro en los Panamericanos de Toronto, tres campeonatos europeos, 15 campeonatos sudamericanos. Sigo trabajando con mucha felicidad y tranquilidad. No veo el fin, pienso en estos juegos y luego veré como sigo”, concluyó.