El apellido Verón es sinónimo de Estudiantes de La Plata. La dinastía comenzada por Juan Ramón, la Bruja, continuó con Juan Sebastián, que no se quedó con la felicidad otorgada al pueblo Pincharrata detrás de una pelota y hoy busca lo mejor para la institución desde otro rol, como Presidente. La Brujita, recibió a Diagonales en su segunda casa, el Country Club de City Bell y no dejó temas sin tocar.

Fiel a su estilo, analítico, habló de su infancia, sus inicios con la redonda que lo llevó a ser una figura del deporte nacional y comentó en qué momento de su vida comenzó a pensar como dirigente. A su vez, confesó que el Estadio de 1 y 57, el anhelo de todo mundo del León, finalizará durante el 2019 y explicó cómo se divide la economía para cubrir todos aspectos del club.

Además, mostró su descontento con la actualidad que vive el país y desde su punto de vista, narró qué temas se descuidaron a nivel nacional.  También, confesó que le molestan las críticas sin fundamentos y responsabilizó a los medios de comunicación.

¿Cómo estás hoy?

-Bien, la verdad que muy tranquilo. Con mucho del club, porque tratamos de crecer e incorporar cosas que lleven a mejorar la vida institucional constantemente. Por eso siempre estoy en movimiento.

¿Qué recordas de la infancia?

-Si yo tengo que recordar mi infancia, la tengo que ver a través de una pelota de fútbol, de Estudiantes y del colegio; por suerte todavía me sigo encontrando con compañeros de la primaria. Esos son los recuerdos más presentes y fuertes que tengo, más allá de mis padres, hermanos, primos y amigos. Pero si tengo que decirte un elemento que marque esa época de mi vida, es una pelota de fútbol.

“Si tengo que recordar mi infancia, la tengo que ver a través de una pelota de fútbol”.

Hablando de pelota de fútbol. ¿Cómo analizas tu carrera?

-Creo que fue una carrera buena. Si vos me decís: “¿le agregarías algo? ¿le sacarías algo?”, la respuesta es nada. La verdad que tuve muchos sin sabores y también muchas alegrías. La empecé sin saber cómo me gustaría cerrarla y fue como la cerré. Un recorrido tiene diferentes cuestiones, propios de la carrera misma. Por suerte siempre tuve la posibilidad de elegir donde estar, donde ir y creo que pocos jugadores pueden tener esa chance de hacerla.

Sin bien hoy ya quedaron atrás, ¿Esos sin sabores siguen repercutiendo en Verón o ya están cerrados?

-No, no. Son sin sabores propios de la carrera, por ejemplo: el de poder haber ganado algo con la Selección. Pero después en todos los lugares que estuve, sé que las cosas fueron relativamente buenas, porque tengo contacto con gente de los equipos que estuve: Sampdoria, donde voy a volver en estos días, Lazio, Inter, Parma y Manchester United. Eso habla que hice las cosas bien, no me puedo quejar.

¿En qué momento nace el Verón dirigente?

-En el momento que regresé al club y sentía que le podía aportar desde otro lugar algo más al deporte. Hoy me toca en Estudiantes, desde ahí nace y el hecho de poder hacer, modificar, cambiar y mejorar. Eso habla de una iniciativa más dirigencial, que estar del otro lado de la línea de cal, sentado en un banco entrenando un equipo.

Dejando el fútbol de lado, la gestión tuya se caracterizó por realizar obras y gestionar obras para otros deportes. ¿Esa es la idea?

-Estudiantes es club social y multideportivo, donde convivís con otra gente y personas que no necesariamente son del fútbol. Por suerte en el camino fui encontrando gente que puede llevar adelante esa gestión, que no es algo sencillo y fácil. Las empresas y las políticas deportivas no están direccionadas al deporte amateur y obviamente los clubes cubren esa faltante, con los recursos que tienen, en este caso con los recursos directos del fútbol en su gran mayoría. Estamos tratando de evolucionar, mejorar y mantener de a poco, es una obligación del club.

El sueño que tiene todo el pueblo Pincharrata es el Estadio Tierras de Campeones y quizás durante muchos procesos de tu gestión el hincha hizo reclamos. ¿Cuesta el doble realizar semejante obra en este contexto? ¿La gente lo entiende?

-Pocos entienden. Algunos si, otros no. Yo creo que no se tiene noción de lo que cuesta, se puede medir en la economía de la sociedad en cada casa, de lo difícil que es pagar una cuenta, ni hablar hacerte una casa con todas las variables que implica. Más allá de eso, yo trato en enfocarme en la gestión, en que el Estadio se terminé, como se tiene que terminar y como nosotros planteamos.

“El Estadio se va a concretar este año, no en el año que viene, ni el otro”.

El Estadio va a tomar el tiempo que tiene que tomar, dentro de lo que nosotros estipulamos, tenemos la financiación, pero como todo tratamos de tener el mejor precio y luchar la mejor propuesta para poder continuar con otras cosas a la vez, estar en otros detalles y que eso realmente quede de la manera que tiene que quedar; de la manera que nosotros lo expusimos. El Estadio se va a concretar este año, no en el año que viene, ni en el otro.


¿Te animas a decir qué porcentaje le falta al Estadio para que se pueda inaugurar?

-Faltará un 40%, lo que pasa que ese porcentaje tiene también sus tiempos. No es un monoambiente o una casa de tres ambientes. Es una edificación muy grande, que tiene un montón de detalles, hay que entender que esto no es una empresa, sino que es un club con gente que lo hace ad honorem, cuidando el mango, porque le cuesta al club y tenemos que ser responsables. También tenemos que ser responsables con lo que nosotros presentamos y es una obligación nuestra hacerlo.

En tu rol como Presidente. ¿Cuál es la crítica que más te molesta de parte del hincha?

-La crítica no me molesta. Lo que sí me jode es la incomprensión y hablar las cosas muy a ligeras donde dicen: “¿Por qué no traen?” o “Por qué no hacen?”. La realidad es que vos cuando te embarcas en un proyecto no derrochas plata, hoy estamos todos en época de ajustes y porque el club tiene que salir a reventar lo que tiene. A esas cosas no se le dan valor y se habla, critica o se tira un tweet desde el sillón de una casa sin saber realmente cómo son las cosas, lo que cuesta un contrato, una operación, lo que significa el pago de un salario al club anualmente, lo que sale el Estadio. Tenemos la plata, pero sería muy irresponsable de nuestra parte gastar lo que tenes, para comprometer las finanzas del club. Me parece que la gente no tiene noción y eso realmente me molesta.

“La crítica no me molesta, lo que sí me jode es la incomprensión”.

Y muchas de estas cosas les corresponde a los medios, porque son responsable en este tipo de cosas porque se habla con mucha liviandad, sin conocer realmente las cuestiones de fondo de lo que es traer un jugador, lo que es hacer un estadio o cómo se trata de alinear un plantel con los recursos que hoy tenemos. Hay un montón que se dejan de obviar, que se dan por descontadas y que se hablan con liviandad.

Estás al mandó de un club social. ¿Cómo ves la situación del país?

-No es una situación obviamente fácil, el país está mal nuevamente, está muy complicado y se le hace muy difícil a la gente el día a día. Es algo cíclico, que da vuelta y el que paga siempre es el tipo que labura toda una jornada para llevar el plato de comida a su casa.

“El país está mal nuevamente, está muy complicado y se le hace muy difícil a la gente el día a día”.

Por un lado, tenes la esperanza que cambie. Nosotros, por ejemplo, le damos educación a los chicos, tratamos que se formen como personas para que estén enteros para afrontar los temas de la sociedad, estando o no estando en el fútbol, eso tendría que ser una política nacional. La educación es la base y ni hablar todo lo otros detalles… Me parece que se obvian todas esas cosas, no se habla, se descartan y se trata de tomar el atajo, pero el atajo en algún punto se te corta. Pero estas situaciones necesarias para la sociedad, como la seguridad, la educación, el trabajo, la salud, entre otras, son aquellas que dentro 10 o 15 años van a ser la solución del país. Hoy me parece que no se tienen en cuenta y es una cuestión que yo hoy no le veo solución.

Sos un referente en el deporte nacional, ¿Qué opinión tenes del Decreto que promulgó el gobierno de eliminar la Secretaría de Deportes para instalar una Agencia?

-No quiero meterme en política. Te doy mi punto de vista como deportista, es como la educación y la salud, se necesita inversión. Los deportistas necesitan tener certeza, las mejores condiciones y veo que en vez de sumar, restamos. Me parece que no es solo deporte, sino el espacio y la contención que le das a los chicos, que quizás vienen de un contexto muy difícil, nosotros lo vemos en el club y que necesitan de esa ayuda para poder tener una buena vida. Esta decisión no favorece en nada y ojalá en el futuro se pueda revertir.

Me meto nuevamente en la intimidad, ¿Cómo es Juan Sebastián Verón como padre?

-Creo que buen padre (risas). Tendrían que preguntarle o ver a mis hijos y hacer un análisis de cómo son ellos, la crianza que tuvieron, eso es el reflejo de cómo somos nosotros como papás. En algún punto, ellos tienen cosas que yo no tuve en mi infancia y lo hacen, para mí mejores personas. Siempre trate de darle una buena educación, siendo exigentes, pero acompañándolos y entendiendo también cómo se manejan los jóvenes hoy en día.

Tuviste intensión de aportar un granito de arena para realizar un cambio en AFA. ¿Cómo ves la actualidad de la casa madre del fútbol argentino y la Selección?

-Hoy no aporta nada aquellos lo que yo pueda decir porque podría criticar muchas cosas. Hoy hay una gestión, hay que dejar que trabaje y hacer el análisis en el final. Obviamente que hay muchísimas cosas que no me gustan y hay otras que posiblemente hayan mejorado. Ojalá que a la Selección le vaya bien, que los juveniles sigan obteniendo resultado y que la gestión actual sea la mejor porque será lo mejor para los clubes.

Hoy la prioridad es Estudiantes, ¿puede haber un Verón trabajando en la AFA?

-Son deseos propios. Yo quiero contribuir para que el club siga creciendo, para que pueda estar cada día mejor y hoy realmente me enfoco en cómo mejorar a Estudiantes, con defectos y virtudes. En un futuro se verá, obviamente que tiene que haber otro contexto, otras políticas y otras maneras de trabajar.

Uno de los momentos duros dentro de tu gestión fue lo que sucedió con Lucas Nardi. ¿De qué manera lo analizas con un periodo ya transitado?

-Lo analizó en dos partes. La parte profesional donde creíamos y creemos, porque yo sigo teniendo contacto con Lucas que es una persona muy capaz. Y por el otro lado, esta mezcla de malos entendidos al tratar de la información, el uso de las redes sociales y de cómo se analiza, se mezclan un montón de cosas que terminan conspirando en este caso con un proyecto. Creo que cada uno se tiene que hacer cargo de las cuestiones que dice, que piensa; pero también hay que analizar lo otro y no ser tan rígido en el pensamiento. Eso me parece fundamental, porque esa rigidez posiblemente te lleve en algún momento a tomar malas decisiones.

Desde la figura presidencial. ¿Cómo analizas el plantel y este momento de Estudiantes?

-Para mí es un buen plantel, porque nosotros estamos atrás y creemos en estos chicos, en el trabajo que se hace abajo, en los chicos que subieron de las juveniles y están en el plantel. Tenemos que tener paciencia, hay que ser tolerantes, porque si no todo lo que nosotros escribimos con la mano, lo borramos con el codo y para mí no es así. Siempre tenemos que tener en cuenta los recursos que va teniendo el club, en un momento donde las prioridades también pasan por otro lado, tratamos de completar el plantel para que el cuerpo técnico pueda tener lo que nosotros creemos buenas herramientas. Obviamente que todo eso después tiene que funcionar.


Año nuevo, ¿A qué aspiras?

-Desde lo personal, a que mi familia tenga salud y mis hijos sigan con sus proyectos. Y desde el rol de Presidente, que se pueda seguir dando pasos para siempre ser un mejor club. Eso me parece lo principal, lo fundamental y ese crecimiento obviamente se logra proyectando, trabajando, mirando hacia adelante y un poco más allá. Ojalá que todo eso se concrete, si se da, por delante vendrán cosas mechos mejores de las peores que puedan venir.