El gobernador Axel Kicillof presentó la puesta en marcha de la estación central de bombeo cloacal de Junín, en un acto que compartió con el intendente local de Juntos por el Cambio, Pablo Petrecca. Durante la presentación, el clima se tensó cuando ambos mandatarios se cruzaron por diferencias en relación a la campaña de vacunación. 

Si bien tanto el jefe comunal, como el gobernador, celebraron las obras llevadas a cabo en el distrito y remarcaron que las mismas "no son de un gobierno u otro, sino de la gente", se produjo un momento de incomodidad cuando Petrecca remarcó la importancia de "trabajar juntos en esta idea de vacunar, vacunar y vacunar, por eso están nuestros CAPS, nuestros centros de vacunación, a disposición para acelerar el proceso de vacunación".

La frase enojó a Kicillof porque si bien, el intendente hizo hincapié en la necesidad de "dejar de lado las diferencias políticas", lo cierto es que aprovechó la oportunidad para remarcar uno de los principales reclamos que llevan adelante los jefes comunales de Juntos por el Cambio: que la Provincia incluya a los municipios en la campaña de inoculación. 

"Voy a referirme a esto que decías vos de marchar más rápido en la vacunación, la vacunación en la provincia de Buenos Aires viene rapidísimo", le contestó el gobernador. "Yo agradezco (la oferta de los CAPS), pero no hagamos una discusión sobre lo que no es discutible", agregó. 

En ese momento, el mandatario bonaerense aseguró que en Junín había 43.000 vacunados con la primera dosis de la vacuna sobre una población de 93.000 habitantes. "Si vos te fijas como están otras localidades del país, tener el 40% de la población vacunada es un privilegio", sentenció.