En medio del revuelo ocasionado por las acusaciones de “vacunados VIP”, el Axel Kicillof encabezó este martes una conferencia de prensa para brindar detalles sobre la situación epidemiológica en su distrito. Durante el municipio de Necochea, el gobernador apuntó contra quienes "quieren boicotear la campaña de vacunación". 


A diferencia de ocasiones anteriores, donde el parte era presentado por el ministro de Salud provincial, Daniel Gollan, y el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, esta vez fue el mandatario quien encabezó la conferencia, para enviar un gesto de confianza frente a la opinión pública todavía convulsionada por el escándalo desatado durante el fin de semana.

En ese contexto, Kicillof  aseguró que "cuando se conoció la aparición de la vacuna, muchos decían que no se iban a conseguir para el país. Sin embargo, se trabajó muy fuerte para conseguir no una vacuna en particular, sino que hablamos con muchísimos proveedores". 

"Y ahí los que decían que no íbamos a conseguir vacunas,  decían que no sirve", agregó. "Elisa Carrió dijo que la vacuna 'era veneno' y no la oí decir que se había equivocado porque el negocio de fingir demencia sirve para el panquecaso", ironizó el gobernador. 

"Dijeron algunos que era la vacuna de descarte, que se consiguió en las penumbras, que éramos conejillos de indias detrás de un negocio", señaló al afirmar que desde ciertos sectores de la oposición se llevó adelante "una campaña sistemática, progresiva, contundente, de que la vacuna era un desastre, que no servía y después de sembrar dudas miserables con el único objetivo: que fracase la vacunación".

En ese sentido, el mandatario se lamentó porque consideró que "la campaña anti-vacunas tuvo bastante éxito en Argentina y ahora siguen en la misma" en relación a las críticas por el escándalo de la "vacunación VIP". 

"Ahora los mismos que decían que me inyecté veneno, dicen que soy un vacunado VIP", indicó Kicillof y agradeció a los intendentes oficialistas y de la oposición que decidieron vacunarse "para demostrar confianza". Asimismo aseguró que en la provincia de Buenos Aires "no hay vacunatorios ocultos ni privatizados, los turnos se asignan a través de la web y nuestro objetivo es que nadie se vacune fuera de las prioridades". 

Luego de que se conocieran los nombres de varios funcionarios, empresarios, políticos y sindicalistas que habían recibido la vacuna antes de que llegara su turno, el gobernador bonaerense sostuvo que "hay que tratar de evitar el amiguismo, encontrarlo y sancionarlo. Estamos trabajando en reforzar los mecanismos de control".