En la previa a realizar nuevos anuncios de cara a la continuación de medidas preventivas por la segunda ola de COVID19, el gobernador Axel Kicillof mantuvo una nueva reunión virtual con intendentes de toda la Provincia para evaluar la situación epidemiológica y abordar los pasos a seguir en vistas de disminuir los contagios de coronavirus. 

Desde el gobierno provincial creen que es necesario ampliar las medidas para bajar la circulación de las personas y, por ende, del virus. "Nosotros queremos un cierre fuerte, sin afectar a la industria y a la producción", señalaron fuentes provinciales a Diagonales. Pero lo cierto es que el gobierno de Kicillof espera definiciones de Nación y saben que para aplicar cualquier restricción es fundamental el acuerdo con los municipios, porque en definitiva serán las Comunas las que llevan adelante los controles de cumplimiento. 

En ese marco, Kicillof explicó a los jefes comunales que “durante los últimos días, hemos mantenido conversaciones con el Gobierno Nacional y las autoridades de la Ciudad de Buenos Aires para seguir articulando medidas en la zona metropolitana”. El Gobernador escuchó a los intendentes y coincidió en que “necesitamos reducir la cantidad de contagios, lo que requiere disminuir la circulación y, al mismo tiempo, profundizar los cuidados personales y el cumplimiento de los protocolos”

“Hemos hecho un esfuerzo muy grande para ampliar el sistema sanitario, pero hemos visto en otros lugares del mundo que no hay capacidad de respuesta que alcance cuando el aumento de los casos es exponencial”, añadió.


Del encuentro también particiopó el jefe de Gabinete, Carlos Bianco; la ministra de Gobierno, Teresa García; la directora general de Cultura y Educación, Agustina Vila; y el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak.

Kreplak brindó un cuadro de situación y señaló que “las medidas tomadas por el Gobierno Nacional y por la Provincia han sido efectivas para disminuir el crecimiento de los casos, lo que vuelve a demostrar la eficacia de las restricciones sobre la circulación”. 

“Tenemos que trabajar para revertir la situación porque, mientras haya más ingresos que egresos en los hospitales, el sistema sanitario estará en riesgo”, añadió.

Por su parte, el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, aseguró que apoyarán "las medidas que tome el Gobierno Nacional, necesitamos disminuir la circulación en el AMBA para poder cortar la cadena de contagios”.  

En tanto, el opositor Jorge Macri remarcó que “sin lugar a dudas todos queremos salvar vidas y a los intendentes nos toca de cerca porque conocemos a los vecinos que lo padecen”. 

Finalmente, Kicillof se refirió a los avances de la campaña de vacunación y agradeció el apoyo de las y los intendentes: “Todo este trabajo en conjunto nos permitió adoptar medidas que le pusieron un techo a los contagios; ahora tenemos que seguir implementando acciones para bajar la curva mientras seguimos vacunando”. 

“Los sacrificios valen la pena porque no nos podemos resignar a un número alto de contagios que después derivan en casos graves”, concluyó.