Mientras el Gobierno baraja la posibilidad de profundizar un proyecto de reforma laboral en Argentina, los sectores empresariales ya comienzan a especular y tomar posiciones. Tal como lo hizo responsable de la Cámara de la Construcción, Julio Crivelli, quien esta mañana lanzó una explícita defensa de la reforma y aseguró que el país “necesita más flexibilidad para echar empleados sin indemnización”. 

“Todos sabemos que la reforma laboral es necesaria en Argentina. Los estándares de protección laboral son en desmedro de la productividad”, dijo Crivelli en diálogo con la radio Futurock, y aseguró que sostuvo que “muchas Pymes no avanzan por los costos de despido, o que no crecen lo podían que haber crecido por la baja productividad de los trabajadores”. 

En vinculación directa con las intenciones del Gobierno de reformar el modelo de trabajo y garantías laborales, el titular de la Cámara de Construcción expresó que en su ámbito -de la construcción- el sistema es “el más meritocrático”, y es un esquema que, según expresó, debería ser llevado al plano de la industria y el comercio. “Es un recambio de calidad. Los que trabajan mejor son los que se quedan, los que no tienen rendimiento son sustituidos”, expresó Crivelli.  

“Hay que pensar en estas cosas. Yo no digo que pasemos del sistema medieval que tenemos nosotros al sistema norteamericano. Pero necesitamos un sistema con mayor meritocracia”, dijo Crivelli y agregó: “El salario es en relación directa con la productividad. Nosotros pagamos carísimo mucha baja productividad de las industrias y los comercios”. 

Las declaraciones de Crivelli aparecen en un contexto delicado para el desempleo en el país y donde el Gobierno busca foguear un acuerdo de relación comercial entre la Unión Europea y el Mercosur.