A pesar de la remontada que le significaron las elecciones generales, la imagen del presidente Mauricio Macri muestra una fuerte caída en relación al 2015. Según un informe de Rouvier & Asociados, la imagen del mandatario argentino, cayó al 38,7%, mientras que la negativa escaló al 56, 5%.

A través de 1200 entrevistas en todo el país, con un nivel de confianza del 95,5% y con un margen de error de +/-2,8, Rouvier & Asociados registro una fuerte caída de la figura presidencial: en 2015, la imagen de Macri registraba un 71,3% de positiva, frente a un 26% de negativa (neto de +45,5), sin embargo a noviembre/diciembre de 2019, la positiva registrada sólo fue del 38,7% mientras que la negativa subió a 56,5% (-17,8%).


En este marco, en el primer año, la imagen de su gestión fue del 51,1 y la negativa 47,3 (+3,8), una valoración que empezó a caer duramente en diciembre del 2018, con un punto de inflexión en la reforma previsional-según analiza Rouvier- y pasó de un 37,4% positiva a un 59 negativa (-21,6), mientras que en 2019 ya cayó notablemente a 34,6 positiva y del 61,2 negativa (-26.6).


En su gestión el 40,6% de los encuestados destaca que lo que logró mejorar fue la Justicia, mientras que lo que más empeoró fue la economía según el 59,3%. 

De cara al futuro del presidente, el 28,7% aseguró que Macri debe convertirse en el líder de la oposición , mientras que una abrumadora mayoría, el 53,2%, asegura que el hoy presidente "debe dejar que otro político de Cambiemos sea la principal figura de la oposición". El 18,1 % no sabe.

La contracara es la imagen que mantienen Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. El futuro presidente mantiene una imagen positiva de 56,8% frente a una negativa del 38,6%, mientras que la futura vicepresidenta muestra una positiva del 50,9, y una valoración negativa del 48,6%.