Luego de intensos debates entre el oficialismo porteño de Juntos por el Cambio y la oposición del Frente de Todos, la Legislatura de la Ciudad aprobó el convenio urbanístico para que la empresa IRSA pueda construir un barrio de lujo en la Costanera Sur, con 36 votos afirmativos y 19 negativos.

El proyecto impulsado por Horacio Rodríguez Larreta comprende la construcción de edificios de hasta 145 metros de altura en un predio donde iba a funcionar  la Ciudad Deportiva de Boca.

Sin embargo, el convenio aprobado este jueves contiene una reforma al uso del suelo que rige en el predio 71 hectáreas, que pertenece a la empresa de bienes raíces e inmobiliaria IRSA, ubicado al lado de la Reserva Ecológica y del barrio popular Rodrigo Bueno.

En la actualidad, esos terrenos sólo pueden ser utilizados con fines deportivos,  pero el acuerdo alcanzado por la administración porteña amplía los usos y habilita la posibilidad de construir edificios de hasta 45 pisos.

La votación causó un gran rechazo por parte de los legisladores  y dirigentes del FdT que expresaron su disconformidad a través de sus redes sociales. La precandidata a legisladora de CABA, Victoria Freire aseguró que "Larreta está vendiendo todos los espacios verdes de nuestra ciudad".

Por su parte, Lucía Cámpora adelantó que "se viene la próxima audiencia pública más larga de la historia" y agregó: "Prepárense que hay que salir a militar para frenar esta locura".

En tanto, el Frente de Izquierda también votó en contra del proyecto y la diputada porteña Myriam Bregman aseguró que "con la pandemia como excusa, en la Legislatura de CABA votaron todos juntos beneficios impositivos para las constructoras que llevan adelante el negocio inmobiliario"