El lunes 20 de julio comenzó una nueva fase en la región del AMBA. Después de 15 días de cuarentena estricta,se esperaba que en esta etapa de mayor flexibilización, dicho aislamiento se viera reflejado en en los números diarios de contagios. Sin embargo, las cifras aumentaron considerablemente, ubicando a la Argentina entre los ocho países con más casos diarios confirmados.

De esta manera, Estados Unidos, Brasil, México, Chile, España, Italia y Argentina son los Estados con mayor cantidad de contagios de coronavirus por día, en el mundo. Esta situación, genera una gran preocupación en el Gobierno nacional, en la provincia de Buenos Aires y Capital Federal, puesto que allí se encuentra la mayor concentración de casos.

El ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán , que si la curva de contagios seguía en aumento, "casi con seguridad" se deberá resolver una nueva etapa de endurecimiento del aislamiento. Sin embargo, desde Nación aseguran que aún no ven razones para efectuar una marcha atrás en las fases de la cuarentena.

Es que el gobierno de Alberto Fernández se observa el porcentaje de letalidad, que por el momento se mantiene en un bajo porcentaje (1,6%), y en la capacidad del sistema sanitario que aún tiene margen de respuesta.

Lo cierto, es que el aumento en la cantidad de casos sorprendió a las autoridades. Es que las cifras de contagios de esta semana, corresponden a los primeros días del aislamiento estricto que se aplicó acorde al DNU 576/2020. Por ello, el crecimiento en las cifras diarias generó un gran desconcierto y preocupación.

El propio ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, aseguró que había pensado que los contagios “iban a bajar como consecuencia de la cuarentena”. En ese sentido, el funcionario sostuvo que la gente no cumple con el aislamiento como hubieran esperado y que eso generó el aumento. "La gente está cansada y la entiendo, pero a medida que la gente se cuida menos, tenemos más casos", sentenció.

FechaCasos a nivel nacionalProvincia de Buenos AiresCiudad de Buenos AiresFallecidos en todo el país
20/73.9372.5561.090113
21/75.3443.4771.452117
22/75.7823.8011.39098
23/76.1274.3001.267114
24/75.4933.7901.157105


La incertidumbre y su impacto psicológico en la población

En medio de un aumento sostenido de los casos de coronavirus confirmados, se produce una mayor apertura del aislamiento social preventivo y obligatorio en el AMBA, la región con mayor concentración de contagios.

Ello genera sensaciones encontradas entre la población que por un lado, esperaba la reapertura de actividades y la llegada de una “nueva normalidad”, pero al mismo tiempo teme a la posibilidad de contagio. Es que ya es sabido que “el virus circula con la gente”; por ende, a mayor movilidad de personas, más chances hay de que la gente contraiga Covid-19.

Ante esta situación, Diagonales conversó con profesionales para analizar el impacto psicológico de la pandemia y el aislamiento. La psicóloga Mónica Mabel Fernández (MP 50055) y el médico psiquiatra, Rubén Bernasconi Espósito (MP 14015), son psicoterapetuas  y en su práctica profesional diaria han observado “un aumento de síndromes depresivos y de angustia”.

“Como psicoterapeutas, nos pone una luz de alerta y preocupación” aseguraron. En este contexto afirmaron que, en general, las personas “estamos con las defensas psicológicas al borde del agotamiento” frente a una situación de incertidumbre permanente.

“Cuando por primera vez nos dijeron que empezábamos a salir, aparecieron tanto el miedo como la ansiedad, ante la puerta abierta de par en par. Ahora la puerta está entreabierta: algunos sí, otros no, de qué forma sí, de cuál no”, describieron. “Algunos comercios abren, la gente puede salir a caminar, pero la cantidad de contagiados y fallecidos aumenta. Por ende, nos preguntamos: ¿salimos o no salimos? ¿Cómo nos cuidamos? Todo es confuso. Nuestra cabeza se transforma en un torbellino de emociones y preguntas. Ante cada pregunta surge más de una respuesta y, a veces, contrapuestas”, agregaron.

Además los profesionales hicieron especial hincapié en la importancia de la situación laboral en este contexto. “Quienes mejor lo sobrellevan, pese al stress del encierro y el sobre-ritmo laboral, son los que tienen trabajo; quienes no, al stress del encierro y la incertidumbre respecto a cómo será la nueva realidad, le suman la angustia por la subsistencia diaria”.

Respecto al miedo ante la posibilidad de contagio, los psicoterapuetas aseguran que “si se responde bien al miedo, es decir, que no paralice, que no ancle, vamos a salir teniendo cuidado, con barbijo, poniéndome alcohol en gel, teniendo una distancia social. La función del miedo es ayudar a la supervivencia, dar la voz de alerta”.

En ese sentido, y frente a la cantidad de noticias e imágenes que se han difundido sobre gente que no cumple con las medidas de cuidado personal y el aislamiento, afirman que “todo lo que implique romper la distancia sanitaria o el protocolo sanitario recomendado según el lugar en el que estemos, es un “autoboicot” porque corremos el riesgo de contagiarnos de otro y en segundo lugar, una falta de conciencia social ya que si cada uno se cuida, cuida a los que están alrededor”.

Todos estos elementos, la información que circula en las noticias, las dudas en el propio gobierno sobre la continuidad del aislamiento social y su forma, generan incertidumbre. En ese sentido, tanto Bernasconi Espósito como Fernández, describen esta sensación como “estar parado sobre un signo de interrogación (duda) casi permanente”.

“Quizás éste sería el momento de dejar las certezas conocidas de lado y aprender a vivir con los cambios, no deseados ni buscados sino impuestos por una nueva realidad”, señalaron.