La inflación en diciembre llegó al 3,8%, por lo que el acumulado del 2021 llegó al 50,9%. Se trata de la segunda marca más elevada en 30 años, detrás de la de 2019 durante el gobierno de Mauricio Macri.

Las medidas adoptadas por el gobierno de Alberto Fernández como los controles de precios, las tarifas de servicios de luz y gas congeladas y el atraso cambiario no consiguió la meta de continuar por la senda de la desaceleración de la inflación que había obtenido en 2020 con un porcentaje que llegó al 36,1%. Si bien es cierto que en ese año tuvo un impacto muy importante la caída de la actividad económica producto de la pandemia. 


Entre los capítulos que más aumentaron durante el año, el caso más llamativo es el de la categoría “Restaurantes y hoteles”, una de la más restringidas durante la vigencia del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) y que lideró los aumentos interanuales hasta noviembre con un 63,4%, 12,2 puntos porcentuales más que el nivel general. Un caso similar es el de “Prendas de vestir y calzado”, que mostró hasta noviembre un alza interanual del 62,8 por ciento.

En el otro extremo se encuentra “Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles”, como reflejo del congelamiento tarifario, que tuvo un incremento en doce meses del 29,4%, menos de la mitad que las dos categorías señaladas.

NOTA EN DESARROLLO.