El presidente Alberto Fernández les informó a los gobernadores a través de una teleconferencia que lejos está de levantar la cuarentena. Por el contrario, se evaluaron acciones en conjunto para la tercera etapa que se viene del aislamiento preventivo obligatorio que se extendería hasta el 23 de abril.

Fernández mostró su fuerte convicción en la decisión de continuar con el aislamiento, que cuenta con el visto bueno del comité de especialistas, integrado por reconocidos epidemiólogos e infectólogos, convocados por la Casa Rosada para hacerle frente a la pandemia en cuestiones sanitarias. 

El mandatario argentino les pidió a los gobernadores minimizar “al máximo” el transporte público. Incluso el de media y larga distancia. Las fronteras, por caso, seguirán cerradas desde el lunes.

Cabe señalar que presentes en la quinta de Olivos para participar de la reunión virtual junto al Presidente estuvieron el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof. 


Los ministros Ginés González García y Eduardo “Wado” de Pedro también participan del encuentro.

El Presidente busca ganar tiempo y llegar al fin de semana con la adhesión de la mayor cantidad de sectores de la política y la economía para entrar en la tercera fase del aislamiento, que seguirá vigente (analizan hasta el 23 de abril) con las mismas restricciones para la sociedad en general pero con la flexibilización de un puñado de sectores que la Casa Rosada analiza junto con empresarios y sindicalistas. 

La decisión no será apresurada sino que se esperará a analizar el avance de la curva de los casos de infectados y muertes. Aunque lo que sí es seguro, es que la cuarentena no se termina el 13 de abril.