El ex ministro de Economía Roberto Lavagna se ha convertido en una figura por demás particular de cara a la contienda electoral de este año. Es que el dirigente se vende como la figura del "consenso" en la oposición, pero rechaza tajantemente un acuerdo con Cristina Fernández de Kirchner y se aleja cada vez más de Sergio Massa. Como si esto fuera poco, insiste en que no competirá en internas porque quiere llegar a una fórmula que sea consensuada entre los dirigentes, es decir, no a través de los votos.

En un encuentro que tuvo con senadores de Alternativa Federal, donde Miguel Ángel Pichetto ofició de jefe de campaña, Lavagna reiteró que sólo será candidato si es por "consenso" y sin atravesar una PASO. 

Además señaló que su propuesta es la de un "gobierno de unidad nacional" que convoque a socialistas y radicales para "no ser arrastrados a ninguno de los dos lados de la grieta". 

"Estoy construyendo consensos", expresó Lavagna cuando le consultaron por el encuentro con senadores en el despacho de Pichetto en el Congreso. 

Ante la insistencia de algunos de sus pares de Alternativa Federal de hacer una interna, como es el caso de Juan Manuel Urtubey, Lavagna manifestó que "hacer una interna es la última forma para hacer una propuesta competitiva" porque considera que al otro día los medios harían hincapié en cuánto sacó el candidato individualmente y no la suma del espacio, lo que lo ubicaría muy lejos de Mauricio Macri y Cristina Kirchner. 

"En ningún escenario me veo compitiendo en una PASO", concluyó Lavagna cuando le daban varias posibilidades de internas. Junto a Pichetto consideraron que "todavía hay tiempo para negociar una fórmula de acuerdo".