A poco más de un mes para las elecciones generales del 14-N, en el Frente de Todos ya no hay más sorpresas y todo está volcado a la acción para la remontada. Con los nuevos engranajes ya encastrados en la máquina de la gestión, el trabajo se centra en hacer llegar las nuevas medidas a los territorios y, sobre todo, en recorrer cada centímetro de los barrios donde viven las casi dos millones de personas que dejaron de votar al peronismo entre 2019 y 2021. La frustración y el enojo para con el Gobierno se tradujo en el más alto nivel de ausentismo en mucho tiempo, y llegar a esos bonaerenses desencantados para convencerlos de ir a votar es la obsesión que ocupa toda la agenda oficialista. “Son votantes nuestros, no fueron a votar porque no querían votarnos en contra” se repite a sí mismo como un mantra el peronismo, mientras vuelca todo su aparato y sus recursos en la nueva estrategia casa por casa.

Recorridas por los barrios, por escuelas, propaganda de obras públicas en curso, reuniones con jubilados, comerciantes y vecinos en sus casas, ferias y festivales se replican en cada distrito llevando a Intendentes y referentes territoriales a un cara a cara con la gente que, se interpreta, quizás faltó de cara a las PASO. También acompañan Ministros y figuras del Gobierno nacional, con el Presidente incluido, en un intento desesperado por mostrar un nuevo perfil del oficialismo, cercano a los sectores más golpeados por la pandemia y la crisis. La economía cotidiana, la educación, la vivienda, la seguridad y el intento de instalar la sensación de estar recuperando una vida pre pandemia son los temas que acaparan la agenda de las actividades.

Pero aunque estos movimientos se replican por toda la provincia, tienen su epicentro en el conurbano y, particularmente, en una serie de distritos que explican la mayor pérdida de votos entre las PASO 2019 y 2021 para el oficialismo. Todos se encuentran entre la Primera y la Tercera Sección electoral. Con los números del escrutinio definitivo ya publicados, se observa que en la Primera Sección el FdT obtuvo 680.317 sufragios menos para la categoría Diputados nacionales que en la misma instancia en 2019, y en la Tercera 742.054 votos menos. Hacia allí apuntan los cañones de la esperanza.

El distrito donde mayor diferencia cuantitativa hubo entre 2019 y 2021 fue La Matanza, la “capital nacional de la producción y el trabajo”, como reza un slogan municipal. Allí el Frente de Todos cosechó 187.520 votos menos que en las PASO en las que el tándem Fernández/Fernández/Kicillof sepultó a la fórmula Macri/Vidal. El número es prácticamente la mitad de la distancia que sacó Juntos en las primarias. “Tuvimos unos 11 puntos de ausentismo, de los cuales el 80% o 90% son votos nuestros. El voto castigo fue el ausentismo, el camino es motivar a esa gente para que vaya a votar” le dicen a Diagonales en el peronismo matancero. Y se ilusionan: “Siendo moderados, si en Matanza sumamos 4 o 5 puntos más, eso se traduce a 1,5 puntos más en la provincia”.

La interpretación de las causas de la derrota es fundamentalmente económica, “la gente se desmotivó al no percibir un horizonte hacia una vida más digna”, pero ello convive con una gratitud popular por la gestión oficialista de la pandemia, que evitó muertes, llevó las vacunas e hizo llegar la asistencia social. Igualmente, en el oficialismo entienden que “eso no alcanza, la gente quiere trabajo, que el salario le gane a la inflación, quiere seguridad y la oportunidad de una vida digna”.

Esa es la agenda que encaró con más fuerza en las últimas semanas el Intendente Fernando Espinoza, a quien se vio relanzando el plan Conectar Igualdad junto al Jefe de Gabinete Juan Manzur y el Ministro de Educación Jaime Perczyk en la Escuela Secundaria Nº 158 del distrito; entregando créditos para la casa propia en Lomas del Mirador junto al Ministro de Hábitat Jorge Ferraresi; recorriendo un asfaltado en Virrey del Pino que forma parte de la obra de infrastructura más grande de la historia del municipio; participando de la Feria del Libro y la Expo Joven; o exhibiendo las nuevas torres de seguridad que se instalaron en diferentes puntos del territorio. Además, en estos días Espinoza mantuvo reuniones con dos importantes alfiles territoriales del Gobierno: el Chino Navarro y Andrés “el Curvo” Larroque.

Desde el corazón del peronismo bonaerense afirman que en esas recorridas y actividades de cercanía ya se siente un clima diferente. “La gente está más esperanzada, hay otra motivación. Ven que hay una decisión de que les llegue, y a muchos ya les está llegando, pero lo importante es que se ve que la decisión está”. Y resaltan la importancia de los cambios en el gabinete provincial y la incorporación de Intendentes como “muy productivos para que las decisiones lleguen a los sectores populares, con un gabinete académico eso no lo ibas a resolver, acá lo importante es saber cómo lotear un terreno para hacer un barrio, por dónde tiene que pasar un caño de agua y cuestiones como esas que son conocimientos de quienes están en el territorio”.

El segundo municipio donde más votos del frente de Todos quedaron por el camino en las últimas PASO fue Merlo. En el distrito conducido por Gustavo Menéndez fueron 86.141 personas menos quienes dieron su apoyo al oficialismo en relación a 2019. Hace unos 10 días el mismísimo Alberto Fernández se acercó hasta el municipio para participar del Foro de Seguridad en el barrio Villa Magdalena, donde Menéndez afirmó que escucharon a vecinos por más de dos horas. El Intendente mantuvo estos días esa estrategia con otra reunión con vecinos en San Antonio de Padua, y un encuentro el viernes pasado en el barrio Olechea. La reunión fue en la casa de uno de los vecinos, otra figurita que se repite en los distintos distritos.

Menéndez también recibió apoyo nacional, con la firma de un convenio para la construcción de playones deportivos a través del programa Mejor Barrio. El gancho lo puso su ex vecino y colega, hoy Ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta. Además en el municipio se realizaron tres fiestas populares en los últimos días, la Feria del Encuentro Cultural, Argentina Florece y el Baile de la Primavera Inclusivo. Recuperar la alegría popular aparece como una condición sine qua non para la remontada.

Uno de los municipios donde más duro fue el golpe de las PASO, no solo por la pérdida de votos propios sino también por el buen desempeño de los candidatos de Juntos, fue el Quilmes de Mayra Mendoza. El pasado 12-S el FdT obtuvo 83.169 sufragios menos que en 2019, pero cerca de la Intendenta creen que es posible recuperarlos y dar vuelta la elección: “claro que se puede. Tenemos un mes por delante, hay que redoblar la militancia e ir a explicarle a la gente el proyecto que somos, de un Estado presente para mejorarle la vida, y también lo que es Macri. Estos dos años de pandemia hicieron olvidar al pueblo lo que fue Macri, hay que recodar eso, cómo Martiniano nos dejó los hospitales cayéndose a pedazos”.

Las razones de la derrota se identifican en las mismas causas que en los otros distritos “fuimos la cara de medidas antipáticas, la gente valora todo lo que hicimos para que a nadie le falte nada pero el reclamo es por lo que no se pudo cumplir, fundamentalmente la parte económica”. Y también se ilusionan resaltando que Mendoza fue la candidata más votada por separado, y que en las recorridas ya se percibe un cambio de humor social: “en las charlas surge esta idea de que en las PASO quisieron llamarnos la atención, pero hay mucha gente que ya nota que la estamos escuchando” dicen en el entorno de la jefa comunal.

Ir a buscar a la gente, escuchar y explicar lo que significa el proyecto del Gobierno, desde la nación hasta el municipio. Esa es la fórmula y eso es lo que viene haciendo intensamente Mendoza en los últimos días, en los que se la vio de recorrida por varios barrios, en reuniones con vecinos, en centros de jubilados, con comerciantes de la zona de Bernal, en un acto de la CGT regional, en sociedades de fomento y junto a los empresarios y trabajadores de la fábrica Boris que sufrió un trágico incendio. Mayra también recibió apoyo nacional, en los mismo temas de agenda que se abordan en todo el conurbano: entregó netbooks a estudiantes secundarios y recorrió una escuela donde se desarrolla un programa de revinculación junto al Ministro Perczyk; entregó créditos para la casa propia junto al Ministro Ferraresi; y se reunió mano a mano con el Ministro de Seguridad, Aníbal Fernández.

Moreno es el siguiente distrito de la lista de pérdida de votos peronistas entre 2019 y 2021. Fueron en total 78.250. La Intendenta Mariel Fernández también participó de una serie de anuncios que materializan la estrategia oficialista de hacer llegar soluciones a los sectores más golpeados por la pandemia y la crisis económica. A principios de la semana, entregó junto a la titular de la ANSES, Fernanda Raverta, las primeras jubilaciones con aportes por tareas de cuidado a madres y vecinas de Moreno. También inauguró el Banco de Desarrollo Local junto al INAES, mediante el cual se otorgaron créditos a cooperativas de Moreno, un sector de la economía popular con un peso muy relevante en la actividad del distrito.

Moreno también recibió la visita reciente del Presidente. Alberto Fernández estuvo el martes en el distrito conversando con vecinos y vecinas, tal como viene marcando su nueva estrategia de lograr un perfil de cercanía con la gente, sobre todo en el conurbano. A su vez, Mariel Fernández participó también del acto de las organizaciones sociales en Nueva Chicago.

Lomas de Zamora es el quinto municipio de la lista, en donde entre 2019 y 2021 el oficialismo perdió 71.509 votos. Con el desembarco de Martín Insaurralde en la jefatura de gabinete provincial, el distrito quedo a cargo de Marina Lesci y no fue la excepción en cuanto al apoyo recibido por parte de nación y la provincia. En los últimos días Perczyk y Raverta anunciaron desde la UNLZ  un millón de beneficiarios del plan PROGRESAR. Kicillof, por su parte, acompañó a Insaurralde este jueves en la inauguración del Hospital Odontológico y el Hospital Oftalmológico en el municipio. La fiesta popular también retorna a las tierras de Insaurralde, que por estos días cumple 160 años y organizó importantes recitales y eventos públicos para inyectar alegría en un electorado desencantado.

La lista de los distritos donde más votos perdió el oficialismo la cierran Almirante Brown (-69.894), Florencio Varela (67.158) y San Martín (48.461). Entre los ocho municipios mencionados contabilizan un total de 692.102 votos perdidos entre las PASO 2019 y las de 2021. El número es prácticamente el doble de la diferencia entre los votos que obtuvo Juntos y lo que obtuvo el FdT el 12 de septiembre. Allí radica gran parte de la esperanza oficialista, que ya puso manos a la obra y pies en el territorio para intentar movilizar a esa masa de votantes que se alejó de su propuesta. Aún le queda un mes por delante.