A Luka Romero, en Quilmes lo quieren como si fuese un chico que vivió en el club toda la vida. Por esta razón, la Comisión Directiva de Quilmes se reunió ayer de manera virtual y uno de los puntos que se aprobó fue nombrar al joven como socio honorario y embajador internacional de la juventud.

La historia entre la familia Romer y Quilmes viene de larga data. El abuelo es un histórico formador de las divisiones menores del Cervecero, su padre Diego fue futbolista, pasó por las formativas del club.

Hace pocos días, Romero fue consultado en una entrevista por el tema de su vínculo con los clubes argentinos y respondió: “No tengo preferencia por ningún club. Bueno, Quilmes, porque ahí jugó mi papá".

Además, en al reunión de ayer la dirigencia del Cervecero aprobó la creación del Departamento de Género y Diversidad, que será un apéndice de la Secretaría de Atención al Socio.

Fuente: Información del Cervecero