El esquema de reestructuración de deuda bajo ley argentina logró ayer la aprobación en Senado de la Nación con el apoyo tanto del oficialismo como de la oposición. La iniciativa fue celebrada por el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien se encuentra en plena disputa por concretar las negociaciones con los acreedores internacionales que, hasta el momento, siguen reticentes a aceptar las condiciones del Gobierno.

Vamos dando pasos para tranquilizar a la economía. El Senado aprobó por unanimidad el proyecto de canje de deuda bajo ley argentina, dando tratamiento equitativo a la deuda bajo nuestra ley y bajo ley extranjera”, fueron las palabras del ministro de Economía, momentos después de conocerse la aprobación en el Senado.

En tanto, con aprobación de la reestructuración de deuda bajo legislación local, ahora se avanzará en el envío de la iniciativa a la Cámara de Diputados para su sanción definitiva. El proyecto alcanza a la deuda del Estado nacional instrumentada en los títulos públicos denominados en dólares estadounidenses, emitidos bajo ley de la República Argentina mediante una operación de canje.

Celebramos el apoyo del Congreso en el proceso de restauración de la sostenibilidad de la deuda pública, y reiteramos la invitación a los acreedores externos de la Nación a aceptar la oferta de canje bajo la ley de Nueva York que es el máximo esfuerzo que Argentina puede hacer, agregó Guzmán.

Según un informe publicado por la Oficina de Presupuesto del Congreso de la Nación, el proyecto para la reestructuración de  41.717 millones de dólares en títulos emitidos bajo legislación argentina implica un alivio en pagos por casi 20.000 millones de dólares hasta 2030.

En total, los títulos a reestructurar equivalen al 12,9% de la deuda total del país y al 12,5% del PBI, de los cuales, aproximadamente, unos 14.700 millones de dólares (35%) están en manos de tenedores privados y el resto en distintos organismos públicos (BCRA, FGS, Banco Nación, entre otros).