El presidente Mauricio Macri recibió el acompañamiento de una multitud en la 9 de Julio y en distintos puntos del país y la provincia de Buenos Aires. La presentación del acto en el Obelisco la realizó el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta. 

"Buenas tardes Argentina, gracias Argentina. Es impresionante verlos. Es impresionante.  Miren cuantos son, cada vez somos más", comenzó Macri acompañado por Miguel Ángel Pichetto y su esposa Juliana Awada en el escenario. 

"Ustedes crearon esta marcha del sí se puede un 24 de agosto, cuando me dijeron que no estaba solo. Hoy estamos acá con Miguel (Pichetto) y con todo Juntos por el Cambio para decirles que ustedes no están solos", contó el mandatario argentino quien en su discurso repitió en varias oportunidades el lema "sí se puede".

En un fragmento de su discurso, el mandatario argentino dijo que los que estaban allí presentes están "juntos defendiendo una forma de vivir y no solo de Argentina, también quiero saludar a los compañeros venezolanos que nos acompañan y defienden los mismos valores".

"Hoy estamos acá para decirle a todos los argentinos y al mundo entero que sí se puede. Y estamos acá también para decirles que no nos vamos a quedar callados viendo cómo nos roban el futuro. Ya lo vimos muchas veces. Con dedito, con atril, con canchereadas, con soberbia, con esa forma de concebir el poder que muchos argentinos rechazamos. Basta de eso", destacó Macri en clara referencia a la fuerza opositora del Frente de Todos.

Luego practicó una especie de autocrítica a la forma de su espacio de concebir la política: "También tenemos que reconocer que somos una mayoría que muchas veces eligió el silencio. Creyendo que la política era algo que había que mirar de lejos, que era mejor no meterse. Durante mucho tiempo demasiados argentinos pensamos así y sin darnos cuenta fuimos regalando espacios en manos de unos pocos que se creyeron dueños del Estado y de lo público. Y fueron por todo, hasta por nuestra libertad, pero por suerte fuimos despertando, juntándonos, alzando la voz, diciendo basta, hasta acá llegaron". 

“No estamos dispuestos a dejarnos llevar por encima una y otra vez", dijo el mandatario en su rol de candidato. Y luego procedió a hacerle algunas preguntas a los presentes que respondían "sí". Por ejemplo: "¿Creemos que la educación y el trabajo son el camino para progresar?", "¿creemos que la justicia tiene que  ser independiente?", "¿Creemos que hay que decir definitivamente basta de impunidad?". 

Y remarcó que "todo eso en lo que creemos es lo que nos une y nos trajo hoy acá. Y llegar acá fue mucho más difícil de lo que pensábamos. Resolverlos lleva tiempo y ustedes lo saben". 

En un momento, la multitud empezó a corear "que vaya presa", en clara alusión a la candidata a vicepresidenta del Frente de Todos, Cristina Fernández de Kirchner. Aunque Macri eligió no hacer alusión al respecto. 

"Demostramos que podemos tener políticas sociales sin clientelismo, llevando el Estado donde no estaba y dándole a la gente lo que necesita. Nunca hicimos política dándole todo a los amigos y nada a los adversarios. Y demostramos que se puede gobernar el futuro que se puede construir sin generar miedo ni odios", expresó el Presidente. Y destacó que "este esfuerzo valió la pena" porque "hoy estamos mejor parados para crecer". 

Sobre el final, el candidato a presidente de Juntos por el Cambio pidió a los presentes que salgan a "convencer" y expresó que "tiene que ser la elección de mayor asistencia desde el '83". Y en línea con uno de los pedidos de Carrió, manifestó que "nos vamos a ocupar el 27 de fiscalizar". 

No faltó su agradecimiento a su compañero de fórmula Miguel Ángel Pichetto, luego de que alguien del público mostrara un gato de peluche: "Les decía a los chaqueños los otros días que no pensaba que de viejo me iban a rebautizar como gato. Pero me pone contento porque me hace más joven. Y también Miguel está rejuvenecido. Una gran persona, con convicciones, con palabra". 

"Sí, el gato tiene siete vidas, con Pichetto al lado ahora tengo ocho vidas", dijo entrerisas el Presidente. Y además le agradeció "a alguien que también se subió a esta locura que tengo con ustedes, que siempre silenciosamente está ahí acompañándome, que no está en el equipo el trabajo, pero que está en el equipo del corazón que es mi mujer Juliana”.

Por último, la multitud macrista cantó "Vidal Gobernadora" y el presidente respondió: "Qué lindo escucharlo, ustedes saben lo que vale".