Entre Pergamino y San Pedro, el equipo de comunicación de Manuel Mosca se tomó un tiempo para trabajar en algunos materiales de la recorrida, y el Diputado se sentó a dialogar sobre sus inicios en la política. “Desde que era muy chiquito me interesa, tengo un padre muy politizado, que no participaba de manera partidaria pero hablaba todo el tiempo de lo que pasaba en la Argentina y en mi ciudad”, sostuvo el oriundo de Bolívar. Además, aseguró que “en la escuela siempre intentaba interactuar con mis compañeros o docentes sobre lo que pasaba en el país o a nivel local”.

Según reconoció, al principio era “mucho de repetir lo que escuchaba en casa”, hasta que en algún momento la literatura de los 70 ingresó en su biblioteca personal, empezó a participar dentro del peronismo de Bolívar y dejó de repetir para formular sus propias ideas. “Cuando uno se pone grande va rectificando posturas, cuando se vuelve más adulto, ve el mundo de otro lugar. Las posturas que tenía a los 20 están lejos de las de hoy, eso no me hace mejor o peor, solo que vas cambiando tu visión del mundo”, explicó.

A los 36 años, está convencido del potencial que tiene Cambiemos: “Si pudiéramos encontrar una mejor manera de contar y transmitir lo que hicimos, la gente reconocería en el corto plazo mucho más de lo que hacemos”. En este sentido, Mosca fue contundente al decir que “no tengo dudas de que la historia guarda un lugar trascendente para los que lideran este proyecto”.

¿Cuánto influyó tu paso por la UBA para terminar de formarte políticamente?

-Me terminó de moldear. También cuando empecé a militar dentro del Pro, poniéndole más acción a las palabras. La política tiene que hablar menos, tiene que estudiar más y hacer y transformar más. Resalto políticos de cualquier lado de la grieta que son transformadores, como Florencio Randazzo o Sergio Massa, cuando le tocó administrar la Anses.

"La política tiene que hablar menos, tiene que estudiar más y hacer y transformar más"

Te formaste en el peronismo, hasta que estalló el conflicto con el campo en el 2008. ¿Cómo viviste esa ruptura?

-Este conflicto se distorsionó tremendamente, más allá de una mala decisión de política económica inicial. En ese entonces creímos que había que tomar una posición rápida, porque estábamos viendo la competencia interna con el PJ con un candidato que venía de perder una elección en el 2007, y que respondía a otro sector político. Calculamos mal, ese conflicto se resolvió en una semana y a los tres meses nos queríamos matar, porque nos querían matar en Bolívar. Empieza a hacer ruido cuando se rompe la mesa familiar, la de los amigos, cuando el conflicto es tan profundo que te das cuenta que se está discutiendo otra cosa y después se redobla el conflicto a partir de discusiones más profundas como la ley de medios, la embestida contra el grupo Clarín. Son cosas importantes con las que podés estar de acuerdo o no, pero cuestionás la formas. Y como corolario de eso, está el “vamos por todo”; uno no está identificado. 

"El proceso de recuperación de las instituciones democráticas y de la república de Cambiemos va a ser recordada por la historia".

Por eso creo que el proceso de recuperación de las instituciones democráticas y de la república de Cambiemos va a ser recordado por la historia de manera tan importante como fue la recuperación de la democracia, no tengo dudas.

El ping pong de figuras políticas

Después de hablar de sus orígenes y sus acciones en la política, a lo largo de 36 años, Mosca definió brevemente lo que para él significan algunos de los actores más importantes de la política nacional, provincial y local de los últimos tiempos. En pocas palabras, señaló a Raúl Alfonsín como “un emblema al que le tenemos que agradecer vivir en democracia, que es lo que amamos”, y a Mauricio Macri como “el que salvó la democracia”. A pesar de su posicionamiento político, no escapó a los nombres de peso de la oposición, como el de Cristina Fernández de Kirchner, a quién reconoció como una “líder compleja que no deja de ser un cuadro político importante” y a Axel Kicillof como alguien con quien “tengo diferencias profundas en lo macroeconómico pero le tengo respeto porque es de los pocos que viven como dicen, es un cuadro formado, y tengo mucho respeto por los politicos formados, los que estudian”.

"Macri salvó la democracia".

Al momento de hablar de Buenos Aires, aseguró que Daniel Scioli fue “el fracaso de la Provincia” y que María Eugenia Vidal “es el emergente producto de la saturación de los bonaerenses con una dirigencia política, fue lo mejor que pasó en los últimos 30 años”. En este sentido, de cara a las elecciones de este 2019, y un posible cruce entre Vidal y Kicillof, Mosca no dudó: “Son dos exponentes de dos modelos distintos, y no tengo dudas que la gente no va a querer retroceder lo mucho que hemos hecho en todos los aspectos de la gestión. Le devolvimos el autoestima al bonaerense y a la provincia”.

Sobre Kicillof: "le tengo respecto porque es de los pocos que vive como dice".

¿Qué pasa con la ciudad de La Plata? En sintonía con la postura que demostró a lo largo de la entrevista, el diputado aseguró que no convocaría a Pablo Bruera en su equipo y destacó que Julio Garro, además de ser su amigo, “es un intendente que está haciendo un esfuerzo denodado para resolver los problemas estructurales de la ciudad y lo está haciendo. Por eso, la ciudad no se inunda más y es la prueba más importante de lo que logramos en tres años”.

Para completar el ping pong de políticos, Mosca aseguró que si tuviera que ser por fuera del oficialismo le pediría consejos económicos a Sergio Massa, aunque dentro de Cambiemos no tuvo dudas de que recurriría a Carlos Melconian. Sobre el tramo final del juego de preguntas y respuestas, y ante la posibilidad de fantasear con una banda musical en la que pudiera elegir un letrista dentro del arco opositor, después de pensarlo un largo rato, señaló a Rafael Bielsa. En el medio estuvo la protesta. Quería elegir a alguien de su partido a quien definió como “el mejor orador de la legislatura bonaerense”, Mario Giacobbe.

Finalmente, además de destacar que cada decisión que toma la dialoga con su esposa porque “me mejora, por eso le pregunto a ella”, eligió a dos figuras opositoras con las que se sentaría a comer un asado. “Sergio Massa y Martín Insaurralde son dos personas que, más allá de tener un enorme sentido de la responsabilidad por la Provincia, son dos personas muy divertidas, y divertirse en política es muy necesario”.