La vicepresidenta de la Cámara de Diputados bonaerense, Marisol Merquel, pasó por el íntimo de Diagonales y dejó varias definiciones. Entre las más destacadas se encuentra su visión del peronismo y la construcción de la "unidad" de cara a las elecciones, donde considera que no deben ponerse "límites" en nombres. Duros dardos a Vidal y una visión optimista para la provincia y el país a partir de diciembre de 2019.  

"Vidal terminó siendo una herramienta de Macri", lanzó Merquel al asegurar que la gestión de la Gobernadora fue una decepción, y criticó que no haya políticas contra la violencia de género por parte de una mandataria provincial que es mujer. 

Además recordó su infancia en Pigüe (Saavedra), de donde aseguró conservar las "mismas amistades hoy desde la infancia". Su rol de madre en medio de la vorágine de la política: "Anhelo que el día de mañana mi hijo sienta orgullo de la tarea que lleva adelante su mamá". 

¿Cómo fue tu infancia?

-Soy de un distrito muy pequeño del sur de la provincia de Buenos Aires, Saavedra. Viví toda mi vida en una localidad que es hermosa como Pigüe, en la que tengo los mejores recuerdos y conservo las mismas amistades hoy desde la infancia. Eso es muy fuerte. Hoy me toca criar a mi hijo Facundo, de 11 años, en la misma ciudad y es muy lindo por la identidad de pueblo, la familia, las amistades y todo lo que uno se enriquece en los pueblos bonaerenses.

Ping Pong audiovisual:

¿De qué manera ingresa Marisol Merquel en la política?

-Yo siempre digo que esto es algo espontáneo. Todos los roles que me han tocado ocupar en el trascurso de mi vida nunca han sido buscados. Yo estudié una parte de Comunicación Social en la ciudad de La Plata, pero por cuestiones personales me volví, hice la carrera de docencia en mi pueblo y a la par empecé a trabajar desde chica en la subsecretaria Adicciones en los llamados CPA, que hoy todavía funcionan en la provincia de Buenos Aires.

“Todos los roles que me han tocado ocupar en el transcurso de mi vida  nunca han sido buscados”.

En ese rol, de a poco me fui involucrando con la gente y empezando a tener una responsabilidad social desde la docencia, el vínculo con el otro, principalmente con jóvenes, madres adolescentes, donde me tocaba cumplir una tarea de capacitación, acompañamiento y de escucha. Estas fueron las cosas que me fueron involucrando sin querer con la política y con la tarea social. Yo siempre digo que la política es una pasión, que no se aprende, se lleva en el corazón y lo que rige es la vocación de servicio.

¿De qué manera fuiste llegando a ocupar un lugar tan importante en la política provincial?

-Todo se fue dando naturalmente. Yo siempre tuve el acompañamiento de la gente vinculada conmigo en la política, con mi familia y eso es lo más importante: para poder trasladarse, para poder viajar desde hace cinco años porque este es mi segundo mandato como Diputada, tantos kilómetros por semana y recorrer la provincia uno indiscutiblemente necesita tener el apoyo de la familia, de los amigos y de la gente que es lo más importante. Lo más lindo que tiene esta tarea es poder conocer cada rincón y finalmente las necesidades de la gente.

“Uno indiscutiblemente necesita tener el apoyo de la familia, de los amigos y de la gente”.

¿Cómo es ser madre con grandes responsabilidades políticas? ¿Qué lugar y enseñanza le gustaría dejarle a tu hijo?

-Cuando yo me vine a ejercer mi función como Diputada, Facundo empezaba primer grado, tenía seis años. Entonces los dos transitábamos una etapa nueva en la vida y la verdad que todavía me sigue costando mucho más a mí que a él, porque los chicos con mucho amor se adaptan, se acoplan y entienden las actividades de su mamá o de su papá. Lo gratificante de todo esto, es que en el transcurso de todo este tiempo fue entendiendo y valorando cuál es la tarea que su mamá ejerce. Siempre con la presencia del teléfono, de los mensajes de textos, de tanta disponibilidad que tenemos hoy a través de las redes sociales. Yo soy muy feliz con lo que llevo adelante y anhelo que el día de mañana mi hijo sienta orgullo de la tarea que lleva adelante su mamá y yo creo que eso va a pasar. A veces uno tiene momento de debilidad y te lleva a pensar cuestiones difíciles.

“Anhelo que el día de mañana mi hijo sienta orgullo de la tarea que lleva adelante su mamá”.

¿Cómo fue llegar a ocupar un lugar tan importante en la política provincial?

-Haber sido nuevamente elegida en el año 2017, un año difícil para la oposición, fue una sensación de mucha responsabilidad y eso todavía implica mayor compromiso con la sociedad que confió en mí, en este caso los intendentes del peronismo bonaerense que me dieron esta satisfacción de ocupar un cargo circunstancial que es el que me toca siendo oposición en la vicepresidencia de la Cámara, pero creo que hay que llevarlo adelante con mucho trabajo.

Entrevista completa:


¿Cómo es tú relación con Manuel Mosca?

-Yo siempre me caractericé por tener muy buena relación con todos los espacios políticos porque yo entiendo la política como generadora de buenas iniciativas para la gente. En el marco legislativo la responsabilidad es encontrar los consensos y convivir. Obviamente hay muchísimas diferencias, que cada día se van profundizando mucho más, pero el vínculo y el diálogo es excelente durante la legislatura. Con las características de las diferencias que nos caracterizan, unos peleamos por una cosa, otros por otra, pero creo que en el marco de trabajo la responsabilidad que tenemos es sentarnos, acordar y hablar las cosas como corresponde.

 ¿De qué manera denominas el Gobierno de María Eugenia Vidal? ¿Cuáles son los grandes problemas de la Provincia? 

-A mí en lo particular me desilusionó, como al conjunto de todos los bonaerenses. Creo que de alguna manera en el 2015 era una persona joven y mujer que llegó a la política de la provincia de Buenos Aires y terminó siendo, de alguna manera, una herramienta del Presidente Macri, almondándose a las medidas equivocadas que fueron tomando. Mi evaluación humildemente es con lo que vivo todos los días con la gente que recibo en la legislatura, en los distintos sectores de la ciudad, caminando los sectores de la provincia, que esta crisis económica ha invadido en toda la Provincia de Buenos Aires, todo producto de las políticas de la Gobernadora María Eugenia Vidal.

“Vidal terminó siendo una herramienta de Macri”.

¿Cuál es la problemática más grande?

-Una de las problemáticas más grande, es la falta de trabajo, yo lo hablo con mi equipo y estas dos o tres semanas en particular se ha profundizado muchísimo el pedido de trabajo y la desesperación de la gente que tiene la necesidad de conseguir un trabajo con un salario digno y no lo consigue.

“La desesperación de la gente que tiene la necesidad de conseguir un trabajo con un salario digno y no lo consigue”.

En el interior donde debería ser el motor de la producción y de la economía bonaerense, hoy no encontramos herramientas viables para fortalecer ni las Pymes  ni las industrias. Otro problema que sufre la sociedad en todo su conjunto es el tema de las tarifas. Esto lo venimos viviendo desde el principio de la gestión de Cambiemos y hasta el día de hoy siguen aumentando.

¿Vidal es el Plan B del Gobierno de Cambiemos para la próxima elección?

-Suponemos y pensamos cosas todos los días porque el escenario político va cambiando permanentemente, pero la verdad que eso sería la opción viable para Cambiemos. Yo veo que la gestión de Presidente está siendo muy mal vista por todos los argentinos, pero principalmente porque hoy no hay noticias buenas, no hay medidas positivas que se estén plasmando en la sociedad. Habrá que ver qué definen ellos, pero mientras tanto la responsabilidad más grande la tenemos nosotros, el peronismo, la oposición que es de reconstruir una alternativa superadora en beneficio de la gente. Desde el Partido Justicialista o de todos los espacios que conforman la oposición, se viene trabajando muy fuertemente, principalmente por la unidad de peronismo, que es lo que la gente nos pide. Nosotros cuando nos encontramos con el vecino, nos pide la unidad para reconstruir esta serie de medidas nacionales y provinciales para poder vivir mejor.

¿Quién te imaginas en el lugar de Vidal en diciembre?

-Nosotros en la Provincia de Buenos Aires creemos, desde el peronismo, que este año la posibilidad de gobernar la provincia de Buenos Aires tiene que ser para alguien que tenga experiencia en la gestión y esa persona queda sintetizado en un intendente. Tenemos intendentes brillantes en la provincia que hoy están llevando las políticas en sus municipios; eso tenemos que valorarlo y acompañarlos desde nuestro rol de legisladores. Un gran Gobernador de la Provincia de Buenos Aires sería Martín Insaurralde, hoy actual Intendente de Lomas de Zamora, uno de los distritos más grandes e importantes de la Provincia. A nivel Nacional, es una decisión que no está tomada. Sabemos que nuestra ex presidente, Cristina Fernández de Kirchner, es la dirigente que hoy conserva y tiene el mayor consenso en todos los argentinos. También somos respetuosos de las decisiones que Cristina tome, estamos a la espera de cuál va a ser el rol que ella quiera cumplir en esta nueva etapa que viene de la política.

Háblame de Roberto Lavagna…

-Yo creo que es un actor importante dentro de la sociedad argentina, que dejó su huella. Creo que tiene buenas intenciones, vimos algunas de sus propuestas como candidato. Pero sigo diciendo que la sociedad y el pueblo necesita la unidad del peronismo, el candidato debe salir del consenso. Por eso transitamos ese camino.

“El candidato de la unidad del peronismo en la Provincia debe salir del consenso”.

¿Cómo se sale de la crisis?

-De la crisis se sale produciendo. La República Argentina es así, tenemos muchas herramientas y eso debería ser la lógica que impulse cualquier Gobierno, más allá del color político y eso es lo que no está pasando. La falta de trabajo es un problema grande para el gobierno o los gobiernos que vengan porque hay mucha gente, que está sufriendo hambre, la pobreza y que lo sueldos no le alcanza para vivir, estamos hablando de necesidades básicas. Eso se está sufriendo y es lo que nos tiene que preocupar.

¿Cuál es tu principal objetivo?

-Mi objetivo siempre es hacer las cosas bien. Escuchar a la gente creo que es un rol fundamental, más allá de la tarea legislativa y la generación de leyes de llevar a cabo y de llevar adelante para el beneficio de una sociedad porque esa es nuestra tarea, pero me parece que la tarea del legislador es mucho más amplia. En esta etapa muchos de nosotros estamos dando gran acompañamiento a los intendentes que son los que definen, los que todos los días llevan adelante las necesidades de cada sociedad de los 135 municipios. Creo que esa es la tarea también, acompañar en las políticas  que se toman en los municipios y entender principalmente qué es lo que está pensando la gente; creo que esto es lo esencial para poder hacer política.

Rol de la mujer en la política. ¿Cuál tu análisis?

-Con muchos avances durante todos estos años, con un empoderamiento muy fuerte, tuvimos una presidente mujer, tenemos una gobernadora mujer, hay una lista de paridad que hace que los cargos sean equitativos. En materia de derechos falta mucho todavía, pero veo a la mujer con muchas posibilidades de ocupar cargos, pero a veces falta involucrarse en la política partidaria, falta animarse más. Siempre que me encuentro con mujeres de mi sección me ocurre que participo de reuniones políticas y a veces somos una, dos o tres.

“En la apertura de sesiones de Vidal no escuché, de parte de una gobernadora mujer, ninguna preocupación por la violencia de género”.

La mujer tiene que animarse a participar más, no en lo social porque está claro que siempre somos las mujeres las que vamos al frente, las que estamos al frente de los comedores, las que nos ocupamos de la familia y estamos a cargo de los hijos, pero me parece que falta más iniciativa y participación de la mujer en lo partidario; las condiciones están dadas para esto, falta mucho y políticas de estado que son responsabilidad del gobierno, para con las mujeres. En el discurso de apertura de la asamblea legislativa del primero de marzo no escuché por parte de una gobernadora que es mujer ninguna iniciativa y ninguna preocupación por un problema muy grande que hoy tienen los argentinos que es la violencia de género, y ceo que no hay ninguna propuesta por parte del gobierno para combatir esta violencia.

¿Qué es lo que más te preocupa del país?

Hay que trabajar todos los días y construir sin pensar en límites. Los dirigentes y los actores de la política que indican que el límite en esta etapa es algún candidato de nuestro espacio se equivocan claramente porque el peronismo y la oposición tienen que tener algo en claro quién está en la vereda de enfrente y por qué vamos, por recuperar los municipios, la provincia de Buenos Aires y la Nación desde el peronismo y porque estamos convencidos que vamos a garantizar sin mentiras la calidad de vida de la gente y que límites no tiene que haber.

“Los dirigentes y los actores de la política que indican que el límite en esta etapa es algún candidato de nuestro espacio se equivocan”.

¿Cuál tu principal rol?

-Desde el rol que me toque ocupar siempre voy a estar trabajando en política, siempre voy a estar ayudando; a veces uno hace muchas cosas por día y termina el día y estamos agotados porque es difícil atravesar y escuchar problemas todos los días que tienen que ver con la vida cotidiana, con problemas de salud, pero lo más satisfactorio es haber podido dar una respuesta o atenderle el teléfono a esa persona que solo necesitaba que lo escuchara. Yo no puedo proyectar a futuro cómo me veo, si me veo en este rol todos los días y tratando de hacerle un poco más feliz a la gente que se contacta.

El 10 de diciembre. ¿De qué manera te imaginas?

-Yo me imagino a la República Argentina con un gobierno Peronista, al igual que en la provincia de Buenos Aires. Esto lo digo convencida y con mucho optimismo.