La precandidata a intendenta de Quilmes por el Frente de Todos, Mayra Mendoza, se tomó un tiempo de su agenda en campaña para sumarse al íntimo de Diagonales. Habló de su infancia en Quilmes, la cual la remite "al barrio", a la comida de su abuela, y al cuidado de sus hermanas mayores. 

En política recordó sus inicios en el centro de estudiantes en la escuela secundaria en el Normal de Quilmes y luego en la militancia en la Juventud que bancó los años de gobierno de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner. En esta nota no faltaron sus visiones hacia el gobierno de Mauricio Macri, María Eugenia Vidal y de Martiniano Molina. 

Ante el escenario de tener que asumir como intendenta de Quilmes dijo que juraría por "Néstor, Cristina y el pueblo". Además estableció como prioridad en la ciudad "garantizar los servicios públicos". En el plano nacional, expresó que el Frente de Todos es el "más interesante y representativo" y que el peronismo es "la única garantía de poder tomar las decisiones que hay que tomar, cuidando y velando por las mayorías". 

Mirá la nota completa:

Infancia, ¿qué es lo primero que se te viene a la memoria?

-Mi barrio que es en Quilmes Oeste, en una zona que la verdad no ha tenido demasiadas mejoras en su calidad de vida, esos vecinos siguen casi igual. Mi infancia me remite al barrio, salir a la calle a jugar.

Y también obviamente a la familia. Mi abuela por parte de mi papá, cercana porque ella vivía adelante y yo en la parte de atrás. La comida obviamente de mi abuela. Y mis hermanas. Yo tengo dos hermanas, 10 y 12 años más grandes que yo, asi que casi que fueron como que me criaron. Había una diferencia de edad bastante evidente, y ellas si bien eran chicas estuvieron mucho conmigo.

¿Cómo y cuándo apareció la política en tu vida? 

-Sin un grado de mucha conciencia de que estaba iniciándome en la política, pero hoy con el paso del tiempo puedo reconocer que ese momento me llevó a organizarme con otros y otras a través del centro de estudiantes en la escuela secundaria en el Normal de Quilmes, pero por un problema específico. Entendí y pude comprender que era la política, la búsqueda de consensos, el planteo de un problema y la construcción de una mayoría para encontrar una solución a un problema específico.

¿Pero cuál fue el “click” para que ingresaras en la  política? 

-Parte de mi familia es  militante. Mi abuelo materno, mi mamá y parte de su familia militaron en el radicalismo. Mi vieja con el advenimimento de la democracia y el reflorecer del alfonsinismo estuvo muy marcada por eso, y obviamente uno ha vivido en su casa esos momentos y eso te va marcando. Esas discusiones te van marcando.

“Conciencia de estar participando activamente en política tengo a partir de la militancia dentro de la juventud que bancaba a Néstor y Cristina”. 

Pero yo conciencia de estar participando activamente en política tengo a partir de la militancia dentro de la Juventud que organizábamos dentro de un proyecto político claro como el de Néstor y Cristina. El resto fueron experiencias que no tenía mucha conciencia de qué estaba haciendo.

¿Qué recuerdos tenés de tus inicios en La Cámpora? 

-Nosotros salíamos a hacer reuniones en los distritos y en las provincias a buscar militantes, a comprometer a la juventud. Salíamos a plantearles que era necesario organizarse y que había un proyecto político que nos daba lugar, que había que buscar la manera de participar, de ser representativos. Me acuerdo de muchas personas que conocí en ese comienzo de La Cámpora y que hoy son grandes cuadros políticos. Eso es un recuerdo que tengo. Del hecho de tener unas primeras reuniones para que se involucren a participar y hoy algunos tienen grandes responsabilidades.

Por 2012, los  medios masivos de comunicación te llamaban “la dama de La Cámpora”, “La Capitana”, ¿Qué opinión te merece ese mote?

-Yo soy una compañera más con alguna responsabilidad más respecto a ser parte de la mesa de conducción nacional, pero creo que responde a una lógica medio machista. “La dama de…” o “la única mujer”, o quizás nos ha ayudado eso como para poder abrir nuestra organización a que no es solo una mujer, quizá era la más visible por algunas cuestiones, pero la verdad que son muchas y muy grandes compañeras las que forman parte de la organización. De hecho hoy se está disputando –en términos electorales- una provincia (Mendoza) con una militante de La Cámpora, la provincia de Buenos Aires de sus cinco distritos, tres lo están disputando mujeres que son cuadros que salieron de nuestra organización.

Resumen:

¿Cómo has llevado el ser mujer en la política?

-Como en la sociedad en general. La verdad que cuesta más. Yo la verdad que no era tan consciente de las dificultades que se tenían. Y tomé conciencia de esto a partir de lo que me iban contando mis compañeras que veían como dificultades. Desde los horarios de las reuniones hasta obviamente lo que está naturalizado dentro del chiste, el peso, el tono de voz, hay muchas cosas en las que nosotros somos distintas, pero eso no implica que seamos menores en nada. Ha costado y cuesta como en la sociedad dentro de la organización. Pero somos militantes políticas y se va tomando conciencia de que tenemos que ir avanzando y tener perspectiva de género dentro de nuestras organizaciones.

El peronismo de cara a las elecciones, ¿Cómo lo ves?

-Yo creo que estamos bien. El Gobierno de Macri y el de Vidal en la Provincia ha destruido gran parte de la producción nacional, muchas de las industrias que se habían asentado durante los gobiernos de Néstor y Cristina, hoy o han fundido o se están retirando. Y ha también destruido gran parte de nuestro tejido social. Tanto lo que nos ha costado reparar, Macri lo destruyó. Y creo que la gente tiene mucha conciencia que después que hay un gobierno de estas características es el peronismo el que viene  a reparar, es el peronismo el la única garantía de poder tomar las decisiones que hay que tomar, cuidando y velando por las mayorías.

“Es el peronismo la única garantía de poder tomar las decisiones que hay que tomar, cuidando y velando por las mayorías”.

Por supuesto que todavía puede haber un sector que no comparte esa mirada porque lamentablemente se han formado siendo antiperonistas, una idea que tenía unos intereses muy claros cuando se fue instalando. Son los mismos sectores que  hoy instalan el odio hacia el kirchnerismo o algunas organizaciones o personas en particular, por lo que representan. Entonces ese “anti” de antes y este odio de ahora, es la actualización de algo que busca que la mayoría de la gente responda a los intereses de unos pocos. Creo que hoy hay mayor conciencia de esto que estamos hablando.

Ping Pong:

A la gobernadora María Eugenia Vidal, ¿cómo la analizas?

-Como una profesional de la mentira, realmente es una actora de la política. Yo no creo que sienta lo que hace. No creo que tenga la sensibilidad ni la responsabilidad que tiene que tener  alguien que asume gobernar la provincia de Buenos Aires que tiene casi 17 millones de habitantes. Me parece una hermosa que quiere parecer algo que no es.

¿Y el intendente de Quilmes?

-Un inoperante. Creo que a Martiniano Molina lo han preparado para ser un buen candidato pero no para gestionar. Y se quedó ahí, entonces creen que un video, el marketing, las publicidades son todo, y la verdad que no, vos tenes que mejorarle la vida a la mayoría de los que viven en Quilmes, y la verdad es que acá las cosas cada vez están peor.

¿Tus prioridades para Quilmes cuáles son?

-Garantizar los servicios públicos.  Es básico, pero en Quilmes no está garantizado. Todavía hay barrios que  no tienen cloaca, ni agua ni tendido eléctrico. Y en todo Quilmes es hoy un problema la recolección de residuos, es una ciudad que está sucia y aparte el tema de no tener una recolección eficiente de residuos trae otro tipo de problemas, enfermedades, cada vez que llueve se inunda porque al estar sucia la ciudad están los desagües tapados, es una situación que hay que abordar desde el primer momento. Recolección de residuos, calles transitables, luminarias, eso como para empezar. Después hay que plantear un modelo de desarrollo para este distrito.

“Los que instalaron el antiperonismo son los mismos sectores que hoy instalan el odio hacia el kirchnerismo”.

¿Qué opinión tenés del armado del Frente de Todos?

-Creo que es el Frente más interesante y representativo de nuestra sociedad. Tiene la mayor cantidad de sectores integrados  y tiene un objetivo claro y común que es sacar al país y a todas las provincias adelante. El Frente de Todos es la única garantía de poder sacar la Argentina a flote.

Con el correr de los años, ¿cómo ves la disputa Clarín-Gobierno de Cristina?

-No muy diferente. Creo que es necesario seguir planteando con claridad y decir qué defiende cada uno, a qué intereses defiende.  Entonces si Clarín defiende sus intereses, el de un grupo monopólico para seguir concentrando el manejo de los medios de comunicación que diga a qué responde y qué quiere hacer con  eso. Y nosotros sabemos qué queremos hacer con un modelo de país y un modelo de Gobierno, que es  defender a las grandes mayorías y eso se hace enfrentando a ciertas corporaciones que no te permiten avanzar. No difiero mucho de lo que pasó  hace unos años.

"Si asumiera la intendencia juraría por Néstor, Cristina y el pueblo". 

Si tuvieras que asumir en la intendencia, ¿por quién jurarías?

-La primera y segunda vez que juré en la Cámara de Diputados lo hice por Néstor Kirchner, la segunda lo hice también por Cristina y por el pueblo empoderado, y bueno creo que la verdad que está todo puesto ahí. Por Néstor, por Cristina y por el pueblo.