El equipo argentino de handball, conocido como Los Gladiadores, fueron al frente de ataque y dominaron todos los juegos en la cancha de la Villa Deportiva Nacional, se quedaron con el oro al vencer a Chile 31-27  y consiguieron el boleto a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Dentro de las actuaciones albiceleste se destacaron dentro del campo de juego las acciones goleadoras de Diego Simonet y Federico Fernández, la solidez en el arco de Matías Schulz y la experiencia del capitán del Gonzalo Carou y el veterano de guerra Sebastián Simonet. Pero afuera hubo una persona mentora de las estrategias que llegaron del viejo continente con Manuel Cadenas, el español que hizo andar a la perfección el elenco nacional.

A sus 64 años, después de dirigir la Selección de su país, arribó a Argentina en 2016 para reemplazar a Dady Gallardo –hoy DT del plantel femenino- y aportar su experiencia para que siga creciendo el deporte a nivel nacional.  “Este equipo tiene muchos padres, yo soy el último, el padre adoptivo. Como entrenador quiero felicitar a los anteriores entrenadores por el trabajo que han hecho”, comienza relatando Manolo con acento español, a la hora de expresar sus primeras sensaciones.


Siguiendo con el análisis del campeonato panamericano, el oriundo de Valvimbre, expresó lo que significa este logro en su carrera: “Es un orgullo ser entrenador de este grupo de jugadores, me hicieron sentir entrenador desde el primer día y eso es muy bonito. Conseguir esta medalla de oro que da acceso a una olimpiada, es para una gran alegría para mí y la valoro porque es importante para el balonmano argentino”. Además, agregó que le encanta con la pasión que viven el handball en nuestro país a pesar de que sea un deporte amateur.

Con respecto a sus dirigidos, destacó virtudes que lo hicieron caminar derecho al oro. “Lo que más me gustó de estos jugadores que es un grupo lleno de hombres que quieren aportar lo máximo, es fácil como entrenador buscar el esfuerzo de un grupo que es profesional y se entrega al máximo”, narró.


Cadenas dejó una reflexión clara para que esta disciplina pueda crecer aún más en Argentina: “Más allá de que este país pelee a nivel mundial, faltan medios y captar talentos físicos para desarrollarlos a futuro, pero es muy difícil sin una liga profesional”.

Por último, valoró el trabajo de Chile, rival que su equipo derrotó dos veces, en la zona de grupo y en el duelo definitorio. “El equipo chileno hizo un torneo sensacional. Es un equipo con confianza, dirigido por Mateo Garralda que creo ha encontrado en este grupo su lugar, todos necesitamos cambios en su vida para encontrar un buen lugar. Hay que felicitar a Chile, por momento su nivel lo llevo a ser el mejor de los Panamericanos” , concluyo.