Tras la denuncia del presidente de la Corte Suprema Bonaerense, Eduardo de Lázzari, quien habló sobre "causas armadas" en la justicia provincial, se sumaron voces críticas contra el magistrado como la gobernadora María Eugenia Vidal y el ministro Germán Garavano, quienes le exigieron pruebas. Ahora, la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional le pidió que se mantenga "ajeno a posiciones oficialistas u opositoras". 

"Ante las manifestaciones del Señor Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional señala que el accionar de los magistrados debe mantenerse ajeno a posiciones oficialistas u opositoras con reflejo en la escena política nacional y dejar siempre en claro que deben mantener su necesaria independencia como miembros de los Poderes Judiciales independientes, parte indisoluble del diseño republicano y democrático que establece la Constitución Nacional", expresó la Asociación de Magistrados en un comunicado.  

Para la institución, las declaraciones del presidente de la Corte bonaerense son "expresiones personales sobre asuntos propios de la vida institucional", por lo que debe tener "mesura" y agrega: "Esta Asociación estima prudente asentar que el proceder antedicho no resulta propio de un magistrado, cualquiera sea su asiento funcional o nivel de responsabilidad en razón del grado, y que la confianza social que el servicio de justicia debe recuperar sólo podrá generarse a partir de conductas transparentes basadas en los principios antes mencionados".

Cabe recordar que durante el acto inaugural de las V Jornadas de Actualización de la Red de Jueces Penales Bonaerenses, De Lazzari fue invitado a disertar y advirtió sobre los "vicios" de la Justicia Federal que estaban trasladándose a la justicia bonaerense. "Estoy hablando de causas armadas artificialmente, de abusos de testigos de identidad reservada, de arrepentidos, de factores de presión que inducen, fomentados por ciertos medios de prensa, a dictar condenas mediáticas y que llevan a un panorama sinceramente deplorable, en donde actúan influyentes de todo tipo, espías, traficantes de escuchas telefónicas, con ciertas complicidades de algunos magistrados", denunció.