Tras los resultados electorales, Mauricio Macri salió en busca del voto perdido y anunció hace instantes un paquete de medidas económicas apuntadas directamente a la clase media, trabajadores formales e informales y desocupados. Entre aumentos de salario, bonos y AUH extra, y congelamiento de precios, el Presidente aprovechó para hacer autocrítica sobre su gestión y hasta pidió disculpas por su primera conferencia del lunes.

Estaba enojado por los resultados. Prioricé atender a la prensa”, fue la manera de Macri de empezar su discurso. “Sepan que entendí a los argentinos que votaron otras alternativas. A quienes eligieron no acompañarnos esta vez. Que eso haya sucedido es responsabilidad mía”, fue la retórica de autocrítica que adoptó el mandatario, que reconoció haber “exigido mucho” al electorado.


Hubo argentinos que sintieron que les pedí mucho, casi como trepar el Aconcagua. Y hoy están cansados. Ya no saben ya qué recortar y por dónde ajustar. Cuando arrancamos en el 2015 creyeron que era más fácil. Pero el punto de partida era como estar en el décimo subsuelo”, expresó Macri.

“Prioricé solucionar los problemas de fondo. Dejar las bases sólidas. Pero haciendo la autocrítica, soy conciente que el día a día terminó siendo una exigencia agotadora”, añadió.

En esa misma línea, el Presidente procedió a anunciar las medidas de alivio, que definió como un beneficio para “17 millones de trabajadores y para las Pymes”. Según el paquete presentado por el presidente, las medidas a desarrollar de aquí a fin de año serán.

Los trabajadores en relación de dependencia van a recibir 2000 pesos extra en su bolsillo entre octubre y septiembre.

Modificó ganancias para que quienes pagan ese impuesto reciban 2000 pesos más por mes hasta fin de año.

Beneficios para monotributistas, informales y desocupados: dos pagos extra de AUH extra por hijo.

Trabajadores de la administración pública, Fuerzas Armadas y Fuerzas de Seguridad recibirán bonos de 5000 pesos a fin de mes.

Aumentar el salario mínimo.

Aumentar la beca progresar 40%.

Para las Pymes, un plan para pagar en 10 años obligaciones con la AFIP.

Congelar el precio de la nafta durante 90 días.

“Esto no es una pelea entre enemigos, sino una discusión entre rivales en democracia”, definió Macri el escenario electoral y ratificó el pedido de volver a confiar en su gestión, incluso hacia aquellos que lo acompañaron antes y ahora se pronunciaron con “voto castigo” en las urnas.

“Respeto profundamente a los argentinos que quizás nos votaron en el pasado y ahora no lo hicieron. Entiendo su enojo y cansancio. Pero les pido que no pongan en duda el trabajo que hicimos juntos. Hay demasiado en juego. Veo que estamos haciendo las cosas. Estoy acá para seguir dando pelea por ese futuro que todos merecemos. A no aflojar que vamos a salir de esta como salimos muchas veces”, concluyó.