Antes de lo que se esperaba, madrugando a propios y extraños y a través de un portal periodístico. Así se develó la principal incógnita de esta etapa de definiciones del proceso electoral 2021: quiénes serían los elegidos para encarnar el proyecto político del Frente de Todos en la principal de las batallas, la que se librará en suelo bonaerense. Lejos de las especulaciones alrededor de las tensiones internas y las versiones de que CFK definiría todo a último momento, a poco menos de tres días del cierre del plazo para inscribir candidaturas el oficialismo ya tendría definidas sus principales espadas para la Provincia.

Los principales candidatos del peronismo serían la Presidenta del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales y Concejala de La Plata, Victoria Tolosa Paz, y el Ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan. Y lo primero que se desprende de sus designaciones es la confirmación de lo que el propio Gobierno venía instalando: la campaña de este año no girará tanto en torno a los candidatos, sino a la gestión del Gobierno en la resistencia a la pandemia durante casi la totalidad de lo que lleva su mandato. El Frente de Todos como marca, como proyecto político y de gestión de las prioridades de la ciudadanía será lo que se busque revalidar este año en las urnas.

Y los dos campos de mayor asistencia del Estado en este difícil año y medio de pandemia han sido, sin dudas, las políticas sociales y todo lo relacionado a la respuesta sanitaria a la amenaza del COVID-19. En la mesa de los lunes que reúne a los principales referentes del kirchnerismo, el albertismo, el massismo y los intendentes en la Provincia, ya se hablaba de que los candidatos debían surgir de los ejes de campaña que se definieran, por lo que los nombres de Tolosa Paz y Gollan, sin dejar de ser una sorpresa, serían una confirmación de lo que puede esperarse para los meses que vienen.

EL ESTADO TE CUIDA 1: SALUD, HOSPITALES Y VACUNAS

Lo de Gollán venía sonando con otro nombre, el de Nicolás Kreplak, su viceministro. Si bien hace unas semanas el nombre de Gollan había aparecido entre las posibilidades, en los últimos días había cobrado mucha más relevancia la versión de que sería Kreplak el elegido para representar el eje salud y respuesta sanitaria en la campaña. Aunque también se dejó trascender desde La Plata que Kicillof no quería desarmar su equipo de gestión con la pandemia aún amenazante, y la decisión pareciera haber sido retener a Kreplak en ese terreno, y llevar a uno de sus Ministros más resonantes al centro de la discusión que se nacionalizará. Por otro lado, de terminar de confirmarse su candidatura, surge la incógnita de si el Ministro renunciará a su cargo para encarar la campaña o si se esperará al resultado electoral para decidir su futuro.

En su figura el Gobierno bonaerense principalmente, pero también el nacional, se jugarán la carta más fuerte que este año tienen para tirar sobre la mesa. Los más de 39 millones de vacunas recibidas en el país y las que llegarán de acá a septiembre; las 8.7 millones de personas vacunadas y las 10.8 millones de dosis aplicadas hasta este miércoles en territorio bonaerense, y lo que siga avanzando el plan de vacunación; la instalación de hospitales modulares y reinauguración de obras paralizadas durante la gestión Vidal; las toneladas de insumos médicos importados al país para enfrentar la emergencia; el resultado de un sistema de salud fortalecido que, si bien se estresó al extremo, hasta el momento ha logrado soportar la pandemia sin un colapso total; algunos de los platos que del menú sanitario del oficialismo que Gollán puede representar como nadie en los comicios, buscando resaltar el concepto de un Estado presente y que no escatimó recursos en el cuidado de su gente.

Por supuesto, el hasta hoy Ministro de Kicillof también jugará a mostrar una gestión opuesta al abandono macrista que días atrás reconociese el propio ex Secretario de Salud Adolfo Rubinstein, y que fue sin dudas uno de los factores que le hicieron imposible a la ex Gobernadora Vidal volver a pisar la Provincia. Durante este año y medio, fueron numerosas las ocasiones en que Gollan fue el encargado bonaerense de salir a confrontar con el macrismo con declaraciones para titular, convirtiéndose en una de las figuras más picantes del Gobierno provincial. Con mucho para mostrar, pero también con mucho dolor y muchas pérdidas a cuestas, el oficialismo pondría a uno de sus jugadores más fuerte en el eje salud, que copará el centro de la campaña.

EL ESTADO TE CUIDA 2: IFE, ATP, OBRA PÚBLICA Y ASISTENCIA ECONÓMICA

Si el año pasado se planteaba una cierta dicotomía entre salud y economía, el oficialismo tomó nota para este 2021 de que esa forma de presentar la cuestión no le era favorable, y el discurso viró hacia un “salud y economía”. La figura de Tolosa Paz responde a ese segundo eje, quizás en el cual habrá que hacer los mayores esfuerzos para que la población considere exitosa la gestión, exculpando al Gobierno y culpando a la pandemia y a la herencia macrista por el difícil momento económico que atraviesa.

Tolosa Paz  viene jugando en varias posiciones de la cancha al mismo tiempo hace meses. Como Presidenta del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, recorre el país reuniéndose con distintos sectores sociales y productivos, PyMES de las economías regionales, lo que fue dando una cierta presencia nacional. Desde allí encarnará el discurso de lucha contra el hambre y asistencia en medio de la crisis, por un lado, y de agenda para la reconstrucción económica post pandemia por el otro.

Como Concejala (ad honorem) de La Plata viene trabajando las agendas sociales, productivas y de la pandemia en un municipio donde sobran las críticas y las demandas a la gestión del Intendente macrista, Julio Garro. Allí sigue siendo una espada filosa del peronismo en su intento por recuperar la capital provincial, con la novedad de que las diferencias con sectores del kirchnerismo parecen haberse saldado al menos para trabajar en conjunto y con esfuerzos articulados en el Concejo Deliberante.

Por último, y no menos importante para el tema en cuestión, Tolosa Paz viene recorriendo los medios de alcance nacional, construyendo una visibilidad que, en tiempos de candidatos mediáticos, no le vendrá nada mal al oficialismo. Sus intervenciones en entrevistas y debates suelen estar cargadas de datos y cifras que para el Gobierno será clave sacar a relucir para demostrar el volumen de la asistencia económica volcada a la población. Los IFE, los ATP reversionados ahora en los REPRO, las inversiones en obra pública, los créditos blandos, todo lo destinado a la asistencia alimentaria y social, serán las fichas a mover en un tablero en el que la oposición también estará complicada para criticar al oficialismo, con el rotundo fracaso de su propia gestión económica aún a la vuelta de la esquina.

Tolosa Paz también es una jugadora picante, y con su elección el Gobierno se mostraría dispuesto a dar la pelea en los términos a los que la oposición se anime a llevarla. Además, por sus funciones está en contacto con múltiples áreas y actores de la economía y de la gestión de distintos niveles de gobierno.

El Consejo que preside tiene como objetivos, entre otros, “la definición de los grupos, poblaciones y problemas prioritarios a ser tenidos en cuenta para la definición de políticas, y su inclusión en programas, planes y proyectos sociales”; “la coordinación y definición de criterios para la asignación de recursos a los gobiernos provinciales y locales en materia social y obras prioritarias”; “el diseño y la elaboración de una canasta básica saludable accesible a toda la población”; o “coordinar las acciones necesarias para la efectiva implementación de la “Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, por citar algunos. La enumeración permite entender la amplitud del perfil de Tolosa Paz y su contacto cotidiano con una multiplicidad de sectores, que son activos con los que el oficialismo pretende contar en una campaña que promete ser muy agresiva en lo económico y lo social.

ALBERTO FORTALECIDO, ARMONÍA CON CFK Y KICILLOF CON MÁS PESO PROPIO

En el plano político, estas designaciones marcarían una cierta armonía en el FdT cuando todos esperaban más ruidos internos. Sin sacarse chispas mediáticas, comprendiendo el difícil momento que atraviesa el país y la población, los principales accionistas de la coalición gobernante parecen haber llegado a un acuerdo construido con más facilidad que otros en estos casi dos años de gestión. Si la oposición soñaba el estallido de internas que dejaran un tendal de heridos, al menos los primeros nombres de las listas no parecerían haber costado tanto.

Cada sector aporta lo suyo. Alberto Fernández quedaría fortalecido al rotular la cabeza de la lista con una mano derecha propia. Tolosa Paz pertenece al círculo íntimo del Presidente. Para ejemplificarlo basta recordar que Alberto Fernández se enteró que ocuparía el mayor cargo político del país en un departamento que es propiedad de su amigo Pepe Albistur, actual pareja de Tolosa Paz. En el video que se viralizó de ese festejo, el reciente primer mandatario aparece flanqueado a su derecha por su pareja, Fabiola Yánez, y a la izquierda por Tolosa Paz. Cuesta imaginarse una mesa más chica que la de esa tarde noche.

Además, el Presidente pone una mano derecha en la lista sin perder ninguna de las que actualmente tiene jugando en roles clave del Gobierno, lo cual había sonado como una posibilidad. Ni Santiago Cafiero, ni Gabriel Katopodis, Ministros importantes de Alberto, dejarán la primera línea del Ejecutivo para un pase al Legislativo. Distinto es el caso de Daniel Arroyo, quién ocuparía el cuarto lugar pero con un alto componente de decisión propia: el Ministro de Desarrollo Social está desgastado en la relación con los Movimientos Sociales, y habría pedido él mismo un salto al plano Legislativo. De confirmarse, abonaría al perfil de candidatura al que alimentaría Tolosa Paz: el Estado presente en la asistencia económica a los más necesitados durante la pandemia.

El kirchnerismo, por su parte, se aseguraría a uno de sus principales representantes para el que será el eje central de la discusión. Con el equipo de Salud bonaerense aceitado, el salto de Gollan al Congreso podría ser bien sobrellevado a la vez que aportaría una vos propia de talla importante para los próximos dos años. Luego de las versiones de que Kreplak, Bianco, Costa o el propio Gollán podrían ser candidatos, parecía difícil que Kicillof no perdiera ningún jugador propio para el día a día de la gestión. Sin embrago, poner una figura así de relevante en la cabeza de lista marca también el peso específico que va construyendo el Gobernador, una tendencia que tendería a crecer en los próximos años y para lo cual Gollan puede convertirse en una voz importante. Kreplak por su parte, de tanta centralidad en la gestión diaria y la presencia pública como la de Gollan, se haría cargo de la cartera de Salud, que seguiría el mismo curso que hasta ahora. Tal vez el movimiento de desprendimiento más armónico de los posibles para Kicillof tal como están las cosas.

MASSA E INTENDENTES

Todavía queda mucho por definirse, y las preguntas empiezan en el tercer lugar de la lista y llegan hasta las designaciones por secciones para la legislatura provincial. Y abarcan muchos nombres propios, de los cuáles el primero es el de Sergio Massa. Su pareja y actual Presidenta de AySA, Malena Galmarini, fue otro de los nombres que se barajó estas semanas para las listas, como también los fue el del Intendente de Malvinas Argentinas, Leo Nardini, otro hombre de confianza para el tigrense. En las últimas horas también apareció con fuerza la posibilidad de la Marcela Passo.

Con dos de los sectores que conforman el FdT con representantes propios adentro, cabría suponer que el actual Presidente de la Cámara baja tendrá el lugar para uno de los suyos, aunque nada está definido. Por otro lado, las candidaturas de Gollan y Tolosa Paz parecieran restarle fuerza a las versiones que ponían a algunos Intendentes entre los primeros lugares, con el caso de Martín Insaurralde como el más resonante. El poroteo llega mucho más profundo, y con las listas regionales aún cocinándose hay mucho para discutir. Estos dos primeros nombres, de confirmarse, no terminan de mostrar el equilibrio interno final que el FdT logre alcanzar. Aún queda mucho trabajo por hacer para los armadores de los distintos sectores del Frente.

Salud y economía, Estado presente en el cuidado y la asistencia a sus ciudadanos, diferencias con el macrismo, cuya herencia es causa constitutiva de los pesares de la actualidad junto con la pandemia, por allí discurre el camino que oficialismo comenzó a trazarse hoy, con estas primeras designaciones, hacia un triunfo electoral que reafirme su capital político y relance su proyecto de cara a 2023. Esto recién empieza.