El mismo día que se abrieron los bancos, el titular de la cartera de Seguridad de la Provincia, Sergio Berni, sacó a la calle la "segunda ola de reserva" de la Policía Bonaerense, unos 7.000 efectivos para patrullar las calles en más de 2.700 puntos de extracción de dinero.

Los efectivos tendrán la tarea de garantizar la seguridad de jubilados, pensionados, beneficiarios de la asignación y otras prestaciones, que comenzaron a agolparse en las entidades bancarias para percibir sus haberes. 

“La intención es que los jubilados puedan estar seguros al volver a sus hogares porque no nos podemos pelear con nuestras costumbres, ellos normalmente vuelven con el dinero en efectivo”, informó Berni.

El Ministro precisó que "hasta ahora se trabajó con la mínima cantidad de efectivos". Vale recordar, que Berni ya había destacado que la Provincia contaba con "reservas" policiales, que saldrían a la calle en caso de ser necesario, entre ellos efectivos que habían sido parte del Operativo Sol, así como Gendarmes que puso a disposición Sabina Frederic.

Respecto a la situación que se generó en los bancos, Berni consideró que “era totalmente previsible porque la gente necesita cobrar y las entidades financieras no hicieron las inversiones necesarias”.

En ese sentido, destacó que hay barrios enteros sin ningún cajero.“De todas maneras la cuarentena obligatoria nos permitió que haya menos exposición en la calle pero hay que tener claro que no podemos ir contra lo fáctico los barrios del Conurbano no son Suiza”, cerró.