La gobernadora María Eugenia Vidal y el presidente Mauricio Macri, visitaron las obras en marcha del Sanatorio Central  ex EMHSA de Mar del Plata y el playón de extensión de dominio, acompañados por la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y por el preferido de la mandataria, el diputado Guillermo Montenegro. El último, desde el verano pasado viene sumando porotos para disputarle la intendencia a Carlos Arroyo quien, una vez más, quedó afuera de la foto.

De la recorrida de las máximas autoridades del Ejecutivo a la ciudad balnearia también participó el Jefe Comunal pero en el marco de la interna de Cambiemos entre el actual intendente y el elegido de Vidal para sucederlo, no apareció en las fotos oficiales, ni su nombre en el comunicado de prensa de gobernación.Arroyo que mantiene firme sus intenciones de ser reelecto, no tardó en mostrar en Twitter una imagen dándole la mano a Macri -sin Vidal- para mostrar que aún recibe el respaldo de Cambiemos. En la descripción de la misma detalló que "acompañando al presidente y a la Gobernadora en la recorrida al Hospital Bernardo Houssay, que alberga a más de 100 pacientes por día y beneficia a miembros del PAMI de Mar del Plata, Balcarce, Tandil y Sierra de los Padres".

Se trata de la segunda vez que lo dejan al Intendente afuera de la foto en menos de un mes. El 28 de diciembre, Vidal inauguró las playas públicas frente al Museo Mar y según fuentes cercanas a Cambiemos de la Provincia, el jefe Comunal de Mar del Plata se retiró del acto al sentirse ninguneado por considerar que no le dieron el espacio que merecía.

Los primeros años de gestión del jefe comunal de "la feliz" no fueron muy buenos. La ciudad se vio envuelta en graves problemas financieros y de gestión, desde despidos e inconvenientes para pagar los sueldos de los estatales, hasta problemas con la recolección de basura y saneamiento. En ese marco, la Gobernadora se vio obligada a remendar los errores de Arroyo con algunas inyecciones de dinero y luego, en 2017 intervino el municipio para garantizar que una de las ciudades más importantes de la Provincia no se volviera un dolor de cabeza en un año de elecciones.

En diciembre del 2017, Montenegro desembarcó en la localidad balnearia lo que despertó una fuerte interna de Cambiemos debido a que Arroyo no bajó la cabeza sino que, por el contrario, redobló la apuesta al afirmar que "voy a volver a ser intendente. El único que puede disponer sobre mi destino está muy arriba, no son seres humanos y no están en el gobierno".

Sin dudas el tema de los aportantes truchos hizo empeorar la relación. Luego de que negara haber aportado dinero a la campaña, Vidal envió a Montenegro a los medios para deslegitimarlo y reforzarlo como figura oficial de Cambiemos. La interna continúa más viva que nunca ya que Montenegro se pega a Vidal cada vez que puede para ganar algo de la imagen positiva de la Gobernadora; y Arroyo lo niega y ninguna en cada oportunidad que puede.

Por su parte, Vidal y Macri lo excluyen a Arroyo de los actos oficiales, visibilizando aún más la interna que sostienen. Lo hicieron por primera vez, en marzo del 2018, cuando los ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, y de Producción de la Provincia, Javier Tizado; anunciaron que remodelarán el aeropuerto Ástor Piazzolla. Estuvieron acompañados por Montenegro y dejaron afuera de los comunicados oficiales a Arroyo, quien usó las redes sociales de la Municipalidad para mostrarse.