A tres días del tratamiento del proyecto de Presupuesto 2019 y Ley Impositiva, el oficialismo aún no logra los votos necesarios y el movimiento es intenso en cada uno de los bloques opositores de la Cámara de Diputados bonaerense. En el Senado, la aprobación ya está garantizada con el acompañamiento de los massistas Fernando Carballo y José Luis Pallares.

En la Cámara Baja, las energías del oficialismo están destinadas a negociar el apoyo del plantel completo de los renovadores -aunque Pablo Garate y Juan Andreotti podrían complicar esa ecuación- y en acordar “modificaciones” a cambio de alguna “ayudas” del bloque del PJ de los intendentes, que por el momento se pliega a mantener la unidad de acción con sus pares de Unidad Ciudadana.

El oficialismo cuenta con 44 bancas propias en Diputados y necesita el voto positivo de dos tercios de los diputados para aprobar el endeudamiento. De los votos faltantes, Fabio Britos aportará uno y se buscará obtener al menos 10 del FR, y los otros se acordarían con ausencias estratégicas de legisladores del PJHasta ahí 55 votos seguros para el Cambiemos, sobre un total de 92 bancas.

A pesar de que desde el oficialismo apostaban a sumar los votos del bloque que encabeza José Ottavis, desde el espacio adelantaron a Diagonales que ninguno de los diputados del  “Frente Amplio Justicialista” votará a favor del Presupuesto, ni del endeudamiento que pidió Vidal. “Desde el Ejecutivo provincial no demuestran capacidad de diálogo, ni recepción de los aportes de la oposición para hacer un presupuesto que sea mejor para los bonaerenses”, afirmaron.

La negativa de Ottavis, Rocío Giaccone, Alejandra Martínez  y Juan Manuel Cheppi complica seriamente el escenario para Cambiemos.  Es que los peronistas del PJ no cederían a votar por la afirmativa, el massismo no asegura plantel completo y, en este escenario, las bancas vacías de opositores deberían ser muy numerosas.

Este mediodía, el bloque del FR que encabeza Rubén Eslaiman tendrá la tercera reunión con el oficialismo. La primera instancia de negociación la encaró María Eugenia Vidal junto a Sergio Massa en absoluto secreto, y luego de las rondas de explicaciones de los ministros en la Legislatura, los massistas tuvieron su encuentro exclusivo con Manuel Mosca, Hernán Lacunza y Joaquín de la Torre.

Esta última reunión en San Miguel  terminó tensa ya que el massismo apeló a la misma estrategia que el bloque del PJ y puso en primera plana la situación de los intendentes que, además de no tener obras nuevas para el año electoral, deberán hacerse cargo de los subsidios a la electricidad, el transporte y las compensaciones por el uso del CEAMSE. El encuentro terminó con el portazo del san fernandino, Juan Andreotti, que -con la intendencia como objetivo- podría despegarse el opo-oficialismo massista.

En tanto, Cambiemos también entabló un canal de diálogo con los intendentes del PJ a partir de una reunión que mantuvo el lomense Martín Insaurralde con Federico Salvai. A la semana, los PJ-“Unidad y Renovación” decidieron sellar la alianza con sus pares de Unidad Ciudadana, también pensando en el 2019.  

La unidad del peronismo bonaerense es clave para ganar a María Eugenia Vidal la Provincia, por eso los legisladores de UC y el PJ pactaron unidad de acción y participación conjunta de las negociaciones con el oficialismo. Si bien no habría votos afirmativos de este lado, sí se garantizarían las bancas vacías necesarias para que pase la Ley de Leyes.

A partir de las 13 hs. un grupo reducido de legisladores e intendentes de ambos bloques se reunirán por segunda vez en el Senado para llegar al viernes sin tensiones en esta incipiente “unidad”.