En plena temporada de verano en “La Feliz”, que ya se presenta como escenario de campaña para este 2019, reapareció públicamente el ex intendente vecinalista Gustavo Pulti, luego de que la Justicia lo sobreseyera definitivamente en cinco de los seis casos que se investigaron de su gestión.

“Del ruido malintencionado con que se nos quiso afectar, paso a paso, vamos llegando a la verdad clara, justa y transparente” afirmó el ex alcalde de General Pueyrredón y se refirió a la única causa que todavía investiga posibles irregularidades durante su mandato: “La utilización de fondos para pagar sueldos no puede ser un delito”.

Pulti puntualizó que la resolución de la Cámara en esa causa que continúa vigente “deja claro que no hubo un perjuicio para el erario público y dice que no actuamos defendiendo un interés personal” y adelantó que reclamará “el sobreseimiento total y definitivo también para ese caso”.  

Luego de defender la decisión de utilizar los recursos para el pago de los salarios municipales, Pulti argumentó que “se devolvieron luego a las cuentas que los afectaban, en su totalidad”, y destacó al diario local “La Capital” que “no hubo nadie perjudicado ni se originaron reclamos gravosos de ningún tipo”.

El ex intendente, se mantuvo casi en absoluto silencio durante el gobierno del oficialista Carlos Arroyo a pesar de los importantes problemas y polémicas en las que se vio envuelta la gestión local de Cambiemos. La última mala gestión que tiene en vilo a los marplatenses es la imposibilidad de renovar el carnet de conducir por el conflicto que mantiene el intendente Arroyo con los municipales.  

Con el año nuevo, la campaña parece haber comenzado en “La Feliz”, donde la gobernadora María Eugenia Vidal se divide entre el descanso con su familia y las recorridas y fotos políticas para colocarse en el centro de la campaña bonaerense en la que disputará su re-elección. 


La apuesta para Mar del Plata de la Provincia sigue siendo el ex juez de San Isidro, Guillermo Montenegro, quien desde hace meses se mudó a Mar del Plata para consagrarse como la opción “PRO pura” de cara a las elecciones. En ese escenario, con Arroyo ninguneado por la Gobernadora pero seguro y la radical Vilma Baragiola ordenada en las segundas filas, Pulti salió a la cancha y podría re-editar la alianza con el peronismo que mantuvo durante los últimos años de la gestión de Daniel Scioli.

La única piedra en el zapato podría ser la camporista Fernanda Raverta, quien quiere ser candidata en la ciudad, pero no cuenta con el peso propio necesario para jugar sola. Una alianza de sectores históricamente vecinales y del peronismo podría ser la llave para disputar el vapuleado territorio de la Quinta a Cambiemos.

“Actuamos siempre en defensa de los vecinos y la ciudad. El espectáculo del conflicto y la denuncia no reemplaza los proyectos, ni los equipos, ni la gestión ausentes, que es lo único con lo que se logra avanzar”, agregó Pulti en “modo candidato”.