El vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, se desentendió de la represión de la policía de la Ciudad en el último adiós a Diego Maradona y responsabilizó al  Gobierno nacional del operativo. 

"Antes que nada, queremos enviarle nuestras condolencias a la familia de Diego Maradona. Se fue una leyenda de los argentinos. Un día muy triste para todos los argentinos y para todos los apasionados en el fútbol en todo el planeta, se fue el más grande", comenzó Santilli.

En conversación con Canal 13, expresó que "el gobierno nacional decidió organizar su despedida, un velatorio en la Casa Rosada, en el día de ayer nosotros fuimos comunicados de esa decisión".

 "A partir de allí, nos pusimos a disposición absoluta del gobierno nacional. hubo una reunión convocada en el día de ayer. Estuvimos en contacto permanente trabajando con todas las fuerzas federales, en diálogo con las autoridades nacionales", contó el funcionario de Larreta.

Luego señaló que "todo se desenvolvió con normalidad, al mediodía se nos pidió que interrumpiéramos la fila que llegaba a la Constitución".

"La Policía Federal en contacto con la de la Ciudad coordinando el operativo, se nos solicitó que interrumpiera la fila porque comenzaba el cortejo funebre a las 16 horas", informó Santilli y agregó: "Eso es lo que hicimos. Interrumpimos la fila. En ese momento aparecieron unos violentos que con palos, piedras, intentaron forzar el ingreso hacia el otro lado y nosotros teníamos que evitar que se produjera una avalancha sobre la Casa Rosada que tenía otro problema en su ingreso".

Por último, lamentó que "politicen uno de los días más tristes de los argentinos. Es una organización preparada por el gobierno nacional en la que nosotros acompañamos y trabajamos en conjunto"