Esta tarde desembarcará en la Cámara Alta de la Provincia de Buenos Aires una línea telefónica para “ayudar a la mujer embarazada en estado de vulnerabilidad”, una iniciativa con la que sectores “celestes”, aquellos que se oponen al aborto legal, seguro y gratuito, buscan brindar asesoramiento, con una clara línea religiosa y antiderechos.

La línea llega al Senado de la mano de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas y de la organización “Vida en familia” que conforman “la Red Nacional de Acompañamiento a la Mujer con Embarazo Vulnerable”, quienes gestionan un  0800 que ya generó fuertes polémicas a nivel nacional.

En marzo, diputados nacionales que comandaron el voto negativo al proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), lanzaron junto a estas organizaciones la línea de atención telefónica, con el visto bueno el Ministerio de Desarrollo Social con una partida presupuestaria de 1.430.000 pesos.  Sin embargo, días después desde el Gobierno nacional anunciaron la marcha atrás ante los fuertes cuestionamientos. Entre ellos se destacaban los de organizaciones y legisladoras feministas, que apuntaron contra el Ejecutivo por apoyar la línea telefónica, mientras se desfinancia el Instituto Nacional de las Mujeres, el Plan de Acción contra las Violencias y el Plan Nacional de Prevención del Embarazo No Intencional en la Adolescencia (Plan ENIA).

A pesar de la marcha atrás anunciada, el call center antiderechos sigue funcionando y ahora llega al Senado provincial de la mano de estas organizaciones y con el visto bueno de los legisladores oficialistas Lucas Fiorini y Marcelo Pacífico.

Según detallaron en sus redes sociales referentes de la organización “Valores para mi país”, el objetivo de la presentación “demostrar el interés y apoyo que genera este proyecto e impulsar a los autoridades a que tomen nota de la necesidad de promover esta iniciativa de prevención del aborto”.

“Más allá de que tengamos una u otra postura, la línea busca darle contención a las mujeres en situación vulnerable y proteger las dos vidas. Es un asesoramiento que estaba faltando”, dijo Fiorini en diálogo con Diputados Bonaerenses.